Planificación es la organización hacia el camino de una meta. Un fin es un resultado que aguardamos conseguir del plan que vamos a edificar. Es recomendable distinguir entre objetivos y valores. La planificación ayuda en muchos aspectos de la vida de los cuidadores y de la vida familiar.

 

Tener previstos pañales de emergencia, un menú semanal y una estrategia para realizar las compras, una previsión de juegos para entretener a los niños…el éxito de la tranquilidad esté en una previa planificación.

senior woman, 88 years old and caregiver

 

Cuando andamos cara nuestros valores podemos localizar señales que excedemos, objetivos que alcanzamos, que son pequeños pasos que vamos dando y nos apuntan nuestros avances; mas lo esencial no es lograr esas señales, sino más bien continuar el rumbo fijado”. Si tenemos que lidiar con la educación infantil por ejemplo, debemos conocer la etapa en la que se encuentra el niño y realizar una buena planificación, que incluya un tiempo de deberes y obligaciones a la par que realizamos la planificación del tiempo de ocio.

 

Para esto, concretamos un resultado tangible, le asignamos una objetivo, realizamos unos planes para alcanzarlo y ponemos los medios precisos para lograrlo.

 

En el cuidado de los ancianos, la planificación es igualmente importante. Repasar las rutinas y encarar los problemas que pueden surgir a corto y largo plazo relacionados con las enfermedades o el proceso de envejecimiento.

 

 

Lograr el resultado que supone un fin debe ser reforzante para aquel que lo logra y, si no coincidiese con los valores de quien ha cooperado para lograrlo, este debe ser reforzado. En este aspecto los objetivos planteados tienen que ser: Realistas

 

Se tienen que poder lograr en el tiempo fijado, con los medios de los que se dispone y con el plan trazado. Conveniente a fin de que sea reforzante. Hay que estimar que muchos objetivos lo son en la medida en que se logran en tiempo determinado, es posible que si se logran después, ya no son reforzantes.

 

Toda acción tiene un resultado que se transforma en sí mismo en un propósito intermedio y como tal debe tener exactamente las mismas peculiaridades que cualquier objetivo.

 

La disponibilidad de los recursos en el instante preciso es asimismo una precondición precisa para poder realizar la acción. Un tiempo de finalización que debe estar ordenado con el resto de las acciones precisas para lograr la meta global. Un responsable de la acción.

 

En la planificación se asigna una persona que es la responsable de que la acción se realice y genere el resultado aguardado.

 

Responsable significa “capaz de entregar respuesta”, o sea, la persona escogida tiene que tener la capacidad de hacer la acción y de planearla. Es esencial que esa persona tenga la meta que acarrea la acción como suyo y está motivada para realizarla. La labor de planear

 

Planificación, la clave del éxito de los cuidadores

 

La asignación de recursos tiene que hacerse de teniendo presente estas peculiaridades. El encargado de la planificación debe ser capaz de simular en su cabeza las acciones y su secuencia para poder efectuar el plan de forma conveniente.

 

La capacidad de planear implica capacidades cognoscitivas que nos dejan imaginar las acciones medias, adelantar sus resultados y efectuar la coordinación precisa para armonizarlas en el tiempo y en las precondiciones para conseguir la consecución del objetivo. Los humanos tenemos un modo muy potente de marchar que nos ha tolerado conquistar la tierra y que además nos sirve de modo muy eficaz en las relaciones y el día a día.

 

Aprendemos las leyes que rigen los diferentes sistemas, nos planteamos objetivos específicos y también influimos en el comportamiento del sistema para lograrlo. Nos transformamos de este modo en un sistema de control que tiene como meta supervisar el comportamiento de otro sistema controlado y para esto necesitamos: Un propósito, meta o bien estándar que lograr.

planificación

 

El humano se puede proponer objetivos propios, nuevos y originales creando una representación mental, aproximadamente clara, de lo que desea lograr a través del manejo del comportamiento del sistema controlado. Un procedimiento para observar el avance cara la meta. El sistema de control precisa un seguimiento continuado del resultado que se está consiguiendo en todos y cada instante.

 

Un procedimiento de comparación para comparar la situación actual con el propósito que se persigue. Capacidad de alterar el comportamiento del sistema controlado. Cuando la diferencia entre lo aguardado y lo que se marcha consiguiendo es significativa, el sistema de control actúa sobre el sistema controlado, para alterar su comportamiento y lograr que vaya cara la meta.

 

 

Probablemente la evolución de la especie humana ha ido configurando un cerebro con esa capacidad muy desarrollada, por la eficiencia que tiene para solucionar nuestros inconvenientes de supervivencia. Asimismo es una forma muy extendida para manejarnos en la producción de recursos y servicios, en la que nuestra civilización ha sido tan triunfante.

 

La planificación, nos ayuda a eliminar el estrés de tomar decisiones de último momento y si está bien elaborada, consigue que la vida de los cuidadores sea más sencilla.

Deja una Respuesta