Educación emocional es un concepto que deberemos abordar una vez definida la inteligencia sensible o inteligencia emocional, entonces podemos tratar  sobre la educación sensible o educación emocional. Sin duda es una innovación educativa que responde a necesidades sensibles y sociales en la educación de los pequeños, no atendidas en materias académicas ordinarias. Durante años se aplicaron leyes estrictas e incluso vejatorias para la educación y en los últimos años. se ha demostrado, como el cerebro y el individuo, responden a estímulos positivos a la hora de recibir educación, mucho antes que con estímulos negativos.

 

El objetivo de la educación emocional es el desarrollo de competencias emocionales: conciencia sensible, regulación sensible, autogestión, inteligencia interpersonal; la educación sensible o educación emocional, promueve el autoconocimiento, la autoestima y la empatía, entre otros muchos.

 

Este nuevo giro de forma educativa aparece en reacción al tono general de los contenidos educativos durante todo el siglo veinte, muy centrados en materias científico-lingüísticas, lo que tiene mucha relación con qué se estaba considerando inteligencia en ese periodo y los test de inteligencia que se realizaban.

 

 

Realmente, ese género de test entiende múltiples habilidades mentales primarias (aproximadamente autónomas unas de otras) como son la memoria y el argumento inductivo, la entendimiento verbal, la fluidez verbal, la capacidad de cálculo, la representación espacial, etcétera Los test de inteligencia tradicionales normalmente pronosticaban fielmente el éxito académico de los pupilos, pero no el éxito que conlleva las relaciones interpersonales, tan importante para triunfar.

 

En los años 50 se habla de la relevancia de la inventiva y del pensamiento discordante para el éxito. Aparecen cada vez conceptos más extensos de inteligencia y la educación va amoldando su objetivo al de fortalecer y promover todas y cada una aquellas habilidades precisas para conducirse en la vida de una forma productiva.

educación emocional

 

En las últimas décadas, la necesidad de agregar la educación sensible en el curriculum obligatorio comienza a hacerse poco a poco más presente. La demanda social de una educación sensible ha ido brotando por múltiples vías. Entre ellas está la alta prevalencia de inconvenientes derivados de comportamientos de peligro en la juventud.

 

La UNESCO realizó un documento, La educación encierra un tesoro, ordenado, con recomendaciones para agregar aspectos de promuevo de la inteligencia sensible en las escuelas, a nivel del mundo, por su potencial para reducir los seis niveles de violencia en la escuela. Se marcha produciendo puesto que una corriente que insiste en la capacitación de ciudadanos más que en poner el énfasis en los contenidos académicos.

 

El desarrollo de competencias sensibles se marcha configurando como factor esencial para la prevención de conductas de peligro y para el desarrollo personal y social.

 

Si bien en otros países ya hay cierta tradición de programas de aprendizaje sensible o educación emocional, en nuestro ambiente solo últimamente se comienzan a conocer ciertos programas planeados y con una pretensión de autoevaluación y mejora continua. Por lo general, diferentes modelos de educación sensible incorporados en muy diferentes contextos han probado una mejora del desempeño académico y del tiempo en la escuela tras la implantación de los programas propuestos.

 

Actualmente y este país, la normativa en vigor en materia educativa da una ocasión a fin de que los educadores traten de lograr un desarrollo integral del alumnado, fortaleciendo no solo aspectos cognitivos y también intelectuales del individuo, sino más bien asimismo otros tan esenciales como el desarrollo de la personalidad, las actitudes, los valores, la motivación y el ahínco, etcétera El contexto legislativo favorece la implantación de programas concretos para enseñar las habilidades asociado-sensibles, no dejando el desarrollo sensible al azar de los avatares de la vida de cada uno de ellos. siete tres. Las inteligencias múltiples.

 

El término de inteligencia, ha ido modificándose y evolucionando a lo largo de los últimos tiempos. En la actualidad se considera la inteligencia como la capacidad de adaptación de una persona a los diferentes entornos con los que se relaciona y abarca una serie de capacidades y habilidades sociales.

 

Ciertos primordiales y más conocidos teóricos de la educación de los últimos tiempos han desarrollado diferentes teorías sobre la inteligencia desde este sentido más extenso, flexible, global, integrador y adaptativo, que han resultado atractivísimas de cara al desarrollo de nuevas pautas de interacción y desarrollo personal, tanto en el campo familiar como en las escuelas, diferentes instituciones y el planeta empresarial.

Educación emocional, el cambio del sistema educativo

 

Muchas veces, se están usando términos nuevos para conceptos viejos, con gran aceptación social por su simple entendimiento. Términos como administración de las relaciones tienen elementos en común con actitudes empáticas y de este modo muchos otros.

 

 

Otras habilidades, como la capacidad para eludir que los estados de intranquilidad, enfado o bien tristeza interfieran en nuestra capacidad para meditar y solucionar problemas; la relevancia de ser capaces de diferir las gratificaciones, saber ponernos en el sitio del resto y adquirir confianza en las relaciones interpersonales, asimismo adquieren una espacial relevancia en el momento en que nos referimos al término de inteligencia sensible.

Educación emocional, la educación adaptada al individuo

 

El funcionamiento sensible de una persona resulta clave para la ejecución triunfante o bien no de diferentes labores y el desempeño en la vida generalmente, de tal forma que un buen manejo sensible va a ser un buen soporte adaptativo para los diferentes desafíos a los que una persona se encarará durante su trayectoria vital.

 

Más que una enorme originalidad en describir el planeta sensible y las habilidades asociado-sensibles de las personas, seguramente la enorme virtud que ha sido la popularización de la idea y la relevancia de la inteligencia sensible para el éxito en la vida.

 

Llamaba inteligencia a la capacidad para “resolver inconvenientes y realizar productos” y demandaba a cualquier capacidad, para ser llamada inteligencia, que fuera parcialmente independiente del resto de capacidades y brotara de un cierto potencial innato.

 

Comprender la capacidad de las personas para amoldarse al planeta y producir una vida satisfactoria. Implica la capacidad para contestar de forma conveniente a los sentimientos y personalidades de otros. Está más desarrollada en general en enseñantes y terapeutas. dos. Inteligencia Interpersonal o bien capacidad para entender las propias motivaciones, conmuevas y deseos, o sea, ser capaz de comprenderse a uno mismo y basándonos en este conocimiento regular y guiar la propia conducta.

 

Se usa para solucionar inconvenientes de tipo científico. Implica identificar modelos, calcular, contrastar y elaborar hipótesis. Es la que de forma tradicional más se había estudiado así como la verbal/lingüística en la mayor parte de los test de inteligencia. Está más desarrollada en economistas, ingenieros y científicos. cuatro.

 

 

Inteligencia Anatómico-Kinestésica o bien capacidad de usar el propio cuerpo para efectuar actividades o bien solucionar inconvenientes. Está singularmente desarrollada en atletas, bailarines y artesanos creativos. siete. Inteligencia Visual y Espacial. Consiste en ser capaces de comprender la tridimensionalidad. Está en especial desarrollada en arquitectos, escultores, pintores, artistas creativos y cirujanos.

 

Inteligencia Naturalista.: Sería la capacidad para percibir las relaciones entre conjuntos de especies y objetos, examinar similitudes y diferencias. Está desarrollada en científicos, ecologistas y biólogos. once Para Gardner todas y cada una estas capacidades son del mismo modo esenciales y no son mutuamente excluyentes, sino se complementan unas a otras y la educación debe procurar compensarlas, adiestrando las menos desarrolladas y fortaleciendo las naturalmente bien dotadas, aprovechando las mejores capacidades de cada uno de ellos para asistir a su desarrollo personal, educación y elección vocacional.

 

 

Las escuelas deberían agregar el desarrollo de las diferentes habilidades y talentos naturales en el contenido que se da en la educación reglada y de este modo favorecer el desarrollo de las capacidades creativas, intrapersonales y también interpersonales, como una parte del proceso educativo que mejor puede asistir a los pequeños a transformarse en personas más capaces y concebir ahí una mejor educación emocional.

 

El sistema educativo, fue concebido hace un siglo para contestar a las necesidades de la Revolución Industrial, haciendo énfasis en el poder de la palabra y de la ingeniería.

 

Según él, las necesidades del planeta actual y del futuro, en un planeta global, interactivo y también interconectado, son y van a ser otras y plantea el desarrollo de las destrezas creativas y los diferentes talentos como herramienta para encarar los desafíos de una realidad en incesante cambio.

 

Es muy importante saber ver en los pequeños aquello para lo que tienen habilidad y que además de esto les genera gran placer, les hace apasionarse, pues persiguiendo ese elemento se efectuarán como personas de una forma satisfactoria y eficiente. En ello se basa la educación emocional.

 

Estos aspectos dejan, merced a un mayor conocimiento de uno mismo y del resto, que las personas con estas habilidades sean aquellas capaces de regir y dirigir sus vidas de forma autónoma, mas asimismo de forma cooperativa con el resto, resolviendo los diferentes desafíos y contrariedades que se les presenten de una manera edificante y positiva.

 

Educación sensible en las diferentes etapas educativas Los centros de enseñanza y la familia, tienen la meta esencial formar personas a fin de que sean capaces de desenvolverse de forma eficiente en la vida.

 

La educación sensible o educación emocional,  tiene como propósito el desarrollo de competencias sensibles, que de forma positiva asistan a la capacitación de una personalidad integral, mediante actividades y programas educativos que contemplen no solo los aspectos intelectuales, sino más bien asimismo aspectos socioemocionales, motivacionales y valores.

 

El reto es ser capaces de enseñar a fin de que los pequeños y pequeñas de el día de hoy sean adultos independientes y seguros, capaces de administrar sus vidas, con sus satisfacciones y contrariedades. Mas asimismo adultos capaces de colaborar eficazmente y relacionarse de forma positiva con el resto para solucionar diferentes inconvenientes o bien emprender diferentes proyectos vitales, personales o bien profesionales.

 

En una realidad alterable y no exenta de enfrentamientos, semeja indispensable que los sistemas educativos y las familias contemplen y sean siendo conscientes de los aspectos que favorecen esta adquisición de competencias asociado-sensibles. Las conmuevas, sentimientos y habilidades de comunicación con el resto se pueden instruir desde exactamente el mismo nacimiento no solo en el campo familiar.

Educación emocional, una responsabilidad de todos

 

Los centros educativos suponen un contexto que favorece la relación con otros pequeños de diferentes edades, de exactamente la misma edad y con adultos extraños a la familia, que no son los propios progenitores. El medio educativo ofrece de este modo un entorno diverso lleno de ocasiones para proveer de diferentes modelos de activas relacionales o bien de interacción social desde los cuales el pequeño o bien pequeña puede aprender a relacionarse y a administrar sus sentimientos y conmuevas.

 

La alfabetización sensible desde las escuelas tendría los próximos objetivos: Advertir pupilos con necesidades educativas singulares, incluyendo aquellos con faltas en el área sensible para ofrecerles un procedimiento de enseñanza-aprendizaje amoldado a estas peculiaridades singulares.

 

A esto sería interesante agregar la potenciación y refuerzo de estas habilidades en aquellos pequeños que sí tienen una base sensible ya trabajada. . Asistir a los pequeños a identificar sus conmuevas y emociones y a reconocerlas en otros pequeños y adultos.

 

Esto puede hacerse a través de juegos y actividades diseñados para tal fin, mas asimismo pueden contribuir los profesores en las propias interactúes cotidianas; se puede establecer la costumbre de consultar a los pequeños por sus conmuevas y sentimientos y asistirles a identificarlos y “poner palabras” a lo que les pasa.  Asistir a administrar y modular las distintas conmuevas que broten.

 

Un equipo enseñante puede ser un buen medio para asistir a los pequeños y pequeñas a solucionar los diferentes enfrentamientos que indudablemente van a existir en el contexto educativo. Por servirnos de un ejemplo, de qué forma reaccionar si un compañero nos destruye un trabajo, si un amigo está triste por el hecho de que ha perdido en un juego o bien si el maestro nos felicita por una buena labor.

 

Vamos a poder asistir a los pupilos a identificar lo que ha pasado, qué piensan, cuáles son sus sentimientos, de qué manera saben si están tristes, disgustados o bien contentos, que se fijen en detalles de su cuerpo, la expresión de las caras, los ademanes y después de qué forma piensan que pueden hacer para alterar sentimientos negativos, sentirse mejor o bien que se sienta mejor un compañero. cuatro.

 

Asistir a los pequeños y pequeñas a tener una visión positiva del planeta, una actitud proactiva y una buena tolerancia a la frustración. Un objetivo primordial en la educación sensible. Establecer actividades en el sala y programas en las escuelas que favorezcan el desarrollo de la autonomía y la administración de los propios enfrentamientos. cinco. Educar a los pequeños y pequeñas a manejar los enfrentamientos interpersonales y a prevenirlos.

 

Para él, la inteligencia está formada por diferentes capacidades y los centros educativos deberían tener como objetivo atender a esa diversidad a través de un proceso de enseñanza/aprendizaje que diese contestación a las distintas capacidades de los pupilos en las distintas etapas escolares, fortaleciendo en todos y cada pequeño aquellas más desarrolladas y adiestrando las menos desarrolladas.

 

 

Una actividad podría ser proponer diferentes usos de un mismo objeto, o bien producir diferentes finales para un mismo cuento o bien meditar ¿de cuántas formas puedo solucionar esto? tres. PENSAMIENTO CONSECUENCIAL, que favorece la anticipación de las consecuencias de conductas y comentarios, actos de uno mismo y de otros. ¿Qué puede pasar si…? ¿Qué hubiese pasado si …? ¿De qué manera te sentirías si fueses renombrado?

 

PENSAMIENTO DE PERSPECTIVA o bien capacidad de ponerse en el sitio del otro. Este pensamiento se desarrolla desde los seis o siete años. Se pueden hacer role playing, donde los pupilos pueden representar diferentes situaciones desde diversos puntos de vista y examinar más tarde de qué manera se han sentido, de qué forma se relacionan con otros y de qué manera el resto se relacionan con ellos.

 

Un caso sería proponerles lo siguiente: si fueses el profe, ¿qué harías si un pupilo se levanta en la clase cuando explicas?

 

PENSAMIENTO MEDIOS-FIN, que ayuda a establecer objetivos claros y a escoger los mejores medios o bien soluciones para lograrlos. Por servirnos de un ejemplo, a través de juegos de estrategia.

 

En las etapas de Educación Infantil y hasta Segundo curso de Educación Primaria estas capacidades asociado-sensibles pueden irse adquiriendo a través de actividades lúdicas, juegos de imitación, identificación a través de fotografías de las distintas conmuevas, proseguir instrucciones de otros y actividades que favorezcan el autodiálogo, juegos de atención que les asistan a fijarse en detalles, similitudes y diferencias, adivinanzas, etcétera.

Educación emocional, el cambio educativo

Desde Tercero de Educación Primaria se pueden ir formalizando más estas estrategias en los diferentes contenidos académicos y en los contextos de recreo de los pequeños, ayudando a través de preguntas a que identifiquen sus inconvenientes, estados anímicos, posibles soluciones o bien opciones alternativas, análisis de consecuencias, planificación de actuaciones y busca de soluciones. El planeta social va adquiriendo una mayor relevancia.

 

Hay que asistir al desarrollo de la asertividad, para lo que es preciso saber meditar, conocer y supervisar las propias conmuevas y vivir algunos valores morales. Aprender a decir y hacer en todos y cada instante lo más justo y eficiente, para relacionarnos con el resto sin contrariedades. En tutorías asimismo se pueden adiestrar habilidades específicas como por poner un ejemplo hacer un elogio o bien recibirlo, agradecer, solicitar un favor, admitir o bien hacer una crítica, aprender a decir no, a excusarse, a contestar al descalabro.

 

 

La identidad personal en la adolescencia y la capacitación del autoconcepto adquiere una singular relevancia, como las relaciones entre los iguales. dieciocho diecinueve Asimismo merced a un mayor desarrollo madurativo, los pupilos cuentan con las bases para poder aprender con eficacia habilidades cognitivas, sensibles y sociales más complejas, como desarrollar un desarrollo ética que les deje llegar a ser personas íntegras y congruentes que sepan relacionarse bien con el resto.

 

Ciertas actividades útiles pueden ser los problemas morales y la resolución de inconvenientes a través de trabajos cooperativos en el sala en los que tomar en consideración a el resto sea preciso para conseguir un buen resultado. El papel de los tutores y del profesorado es esencial para favorecer un modelo educativo de equilibrio y buen manejo sensible y social.

 

Los educadores deben ser capaces de hacer llegar valores positivos y ser modelos convenientes que dejen a los pupilos la educación a través de imitación de habilidades sociales y sensibles positivas. Asimismo tienen la responsabilidad de asistir a los pequeños a marcarse objetivos realistas y, en función de una conveniente evaluación de los talentos y capacidades de los pupilos, ofrecer un procedimiento amoldado a estos para favorecer un aprendizaje eficiente y edificante.

 

veinte Los centros educativos deberían favorecer un tiempo escolar y social que deje el desarrollo y administración conveniente de la expresión sensible. De esta manera desde la cotidianidad se pueden ir trabajando y favoreciendo las distintas capacidades asociado-sensibles con un equipo enseñante informado, motivado, preparado y con conciencia sobre estos contenidos en el currículo académico.

 

Asimismo resulta esencial la colaboración y comunicación conveniente entre la familia y la escuela para conseguir una buena educación emocional, en tanto que son los 2 ambientes primordiales a fin de que el pequeño adquiera una conveniente seguridad y autoestima, como las habilidades.

La educación emocional es una responsabilidad social de todos los adultos, que debemos dejar un nuevo legado de educación a las nuevas generaciones.

Deja una Respuesta