Cosas para ancianos llenan el mercado del presente y mirando al futuro. Si Dios lo deja, cualquier día vamos a ser ancianos. Así, ¿Por qué razón olvidamos que nuestros viejos nos precisan? Por nuestras ocupaciones y también ingratitudes, poquito a poco el buen trato cara los adultos mayores se ha venido desvaneciendo.

 

¿Ha sentido que a pesar de que un bebé es tierno y débil, su mano desarrolla una enorme fuerza cuando le aproximamos nuestro dedo? Él lo toma de tal forma que aun no resulta completamente simple soltarnos. Esta reacción, famosa como ‘reflejo de prensión’, recuerda la relevancia del tacto y la fortaleza que la ternura despliega. Lo cierto es que no pretendo redactar de los bebés precisamente. ¡Es todo lo opuesto! Me iré con mis líneas al otro extremo; o sea, cara los viejos.

 

Ellos, nuestros abuelos, sobre todo los que están abandonados en muchos asilos y viviendas. Para un ser avanzado en edad, el solo hecho de sentir el contacto de piel con alguien hace que su espíritu se embadurne con las tintas indelebles de la hermandad y del amor. Es un tierno ademán, cargado de calidez, que si tuviese la misión de embriagar los podría contagiar con el vino de la dicha.

Cosas para ancianos, monitores de salud y mas tecnología para ancianos

 

El cáncer, por servirnos de un ejemplo, terminará por hincar la rodilla, predicen los especialistas. Cuando eso ocurra, la mayor parte de la población va a poder soplar más de 100 candelas de forma frecuente. La esperanza de vida cada vez se marcha prolongando más.

 

¿Esto es un inconveniente o bien una ocasión? No cabe duda de que es un reto, pues los inconvenientes sociales que lleva consigo el envejecimiento presionan de forma directa al sistema de bienestar que tenemos ya.

cosas para ancianos

De entrada, es un inconveniente que debemos solventar, mas debemos mudar un tanto la óptica y que parezca una ocasión y transformarlo en un nuevo reto económico, crear nuevos servicios, nuevos valores, y una nueva industria? Una industria enfocada a crear cosas para ancianos y su bienestar.

 

Y que en vez de ser un lastre social podamos transformarlos en un sistema productivo, de consumo de servicios y que mismos participen en todo esto, en lugar de que sean solo unos puros receptores de beneficios. Se habla de que la llamada economía gris que nombra podría llegar a desplazar miles y miles de millones de euros a lo largo de los próximos años.

 

¿Verdaderamente se trabaja en ello? ¿Hay proyectos de verdad en este sentido que se estén desarrollando? Se están procurando muchas cosas para ancianos. Hay una tendencia tanto europea como nacional que tiene la meta de crear un ecosistema de innovación donde se junten las ideas políticas y todo el desarrollo económico ambiente al envejecimiento. Estos ecosistemas se ponen en común entre universidades, administraciones públicas y empresas.

 

Más concretamente, ¿qué género de ocasiones económicas presenta este mercado emergente del envejecimiento y cara dónde se encuentra dirigiéndose la investigación? La prioridad ahora es la de lograr una medicina más adaptada.

 

 

Esto es, toda la tecnología que vaya a respaldar este cambio de modelo se supone que tendrá preponderancia, mas el cambio de modelo va a requerir algo más que eso, supondrá un cambio en la propia mentalidad de los profesionales y de toda la organización sanitaria. Lo que se está fomentando es un cambio integral tanto en la cultura como en la aplicación de los servicios de salud.

 

Mas, ¿y en términos económicos? Hay ideas para hacer cosas. Si bien toda la una parte de investigación va lenta. Por poner un ejemplo, la OMS (OMS) tiene un proyecto para amoldar las urbes a las personas mayores. Nosotros no somos siendo conscientes de las restricciones que tienen nuestras casas, nuestras calles o bien los supermercados cuando hay una discapacidad.

 

Lo que se ha de hacer es tener la psique un tanto abierta a esas discapacidades que padecen los mayores y también ir amoldando todo el ecosistema de la sociedad a esa masa de población que cada vez irá incrementando cada vez más y más. Mas todo esto va lento, por el hecho de que se precisa una serie de inversiones y de maduración. Internacionalmente sí que existen algunas ideas, aparte de la de la OMS asimismo trabaja en la promoción de urbes inteligentes para hacerlas más cómodas, añadiendo cosas para ancianos y creando espacios para la gente mayor. Los gobiernos de diferentes países charlan de retrasar de forma notable la edad de jubilación. De hecho ya podemos observar como las personas mayores se dirigen a los parques públicos a hacer ejercicio y cuidar de su salud.

Cosas para ancianos, mejorando la salud y bienestar de los mayores

 

Respecto a la jubilación, ciertos charlan aun de llevarla a los70 años. ¿Verdaderamente una persona a esa edad está en condiciones de poder trabajar? Depende, hay personas que sí y otras que no. Entonces, ¿qué hacer a este respecto? Si ya antes la jubilación estaba en sesenta y cinco años y la esperanza de vida en setenta y cinco, teníamos solo diez para percibir la pensión. Las cosas para ancianos ayudan a llevar el día a día mermando las problemáticas de la vejez.

 

Lo que ocurre ahora es que la esperanza de vida está ya en los noventa y una persona cobrará a lo largo de más años su pensión, mas, al unísono, hay menos contribuyendo en el sistema. La realidad es que la esperanza de vida ha mejorado, mas esto no siempre y en toda circunstancia va asociado a la calidad, de ahí que uno de los objetivos del programa europeo de envejecimiento saludable es prosperar esos últimos años de vida, lo que acarrea asimismo poder llegar a trabajar a lo largo de más tiempo.

 

 

Se pueden hacer políticas de incremento de la natalidad, mas ya se deberían haber hecho. ¿Los cambios tecnológicos en medicina son suficientemente veloces para amoldarse a las nuevas demandas de los pacientes de estos tiempos? Hay un cambio tecnológico con unos ciclos vitales de la tecnología cortísimos y carísimos.

 

Todos deseamos la mejor sanidad, la más actualizada, mas el poder financiar eso al unísono que se genera un cambio demográfico es complicado. Eso asimismo presiona al propio sistema a fin de que se vaya amoldando.

 

Hay quien afirma que muchas de las enfermedades actuales, como por servirnos de un ejemplo el cáncer, se terminarán superando en unos pocos años. A eso se está procurando llegar, mas llevamos un buen tiempo asimismo estudiando. Esperemos se pudiese superar. Hay cánceres en los que ha mejorado mucho el pronóstico, sobre todo, mejorando la prevención.

 

Todo pasa por prevenir y diagnosticar pronto las enfermedades. Esa es la clave. ¿El inconveniente en muchos de los casos de personas que no llegan a la vetustez está en que no llevaron un modo de vida saludable.

 

No hicieron ejercicio ni dieta, y tuvieron una vida demasiado sedentaria? ¿O bien esto no tiene verdaderamente nada que ver? El propósito es llegar a mayores con mejor calidad de vida de la que se tiene ahora y eso pasa por hacer prevención, por progresar los modos de vida. Hay que lograr que los ciudadanos se mentalicen de lo esencial que es llevar unos hábitos vitales saludable y hacer ejercicio.

 

Ese debe ser un cambio al que deberán contribuir los servicios de salud, que ahora están más orientados al tratamiento, mas deben mudar cara unas políticas de prevención y de hábitos saludables con la meta de eludir que llegue la enfermedad. Entonces, un factor fundamental es que los pacientes conozcan su enfermedad y sean capaces de advertir a tiempo las posibles dificultades que pueden tener.

 

Eso supone trasladar la cultura sanitaria a la ciudadanía generalmente, aun comenzando desde la escuela, es una de las acciones que seguramente tengan más potencial para prevenir enfermedades. El reto está en lograr actuar antes que aparezca la enfermedad o bien la enfermedad, para eludir el deterioro que se genera en los últimos tiempos de vida.

 

Ahora hay, aun, laboratorios especializados que ofrecen leer el genoma a fin de que el paciente tenga una información detallada de cuáles son los peligros que le pueden aguardar en el futuro. ¿Van, entonces, los tiros por ahí? Eso va más en dirección con la medicina adaptada que nombrábamos ya antes y consistente en saber desde el comienzo cuáles son los factores genéticos que van a afectar a la enfermedad. Es una información que es realmente útil.

Elementos que mejoran la calidad de vida de los mayores, cosas para ancianos

 

Se está avanzando mucho, mas tiene una serie de cuestiones morales que todavía se deben examinar y discutir. Mas, sin duda, por ahí va el camino, en identificar las probabilidades de enfermar, en conocer los mejores tratamientos para ciertas personas, por el hecho de que no todo el planeta responde igual a los tratamientos.

 

Existen algunos especialistas en medicina que mantienen que vamos a poder llegar a vivir hasta ciento cincuenta años ¿La cantidad le semeja exagerada? Lo que se afirma es que la vida de la célula humana podría llegar a vivir en condiciones ideales hasta los ciento veinte o bien los ciento treinta años. Mas vivir más de ciento diez es bastante difícil. El inconveniente es llegar con calidad de vida hasta ahí. En eso es en lo que se debe trabajar.

 

Entonces, ¿No tienen calidad de vida las realmente pocas personas que logran acercarse a esa edad? Ciertos sí, mas vemos con lo que nos transmiten desde las residencias de jubilados y con lo que nos afirman los gerontólogos que la mayor parte de la población que llega a esas edades tiene una calidad de vida bastante limitada. Sobre todo, a raíz de enfermedades de tipo neurológico o bien, sencillamente, por la propia debilidad del envejecimiento.

 

Una vez superadas estas enfermedades y con la posibilidad de llegar hasta, al menos, los ciento diez años de vida, ¿de qué nos marchamos fallecer entonces? Proseguiremos muriendo de enfermedades crónicas y, obviamente, de la propia vetustez. De verdad, las causas de la muerte van a ser afines, mas lo que vamos a hacer va a ser ir retrasándola.

 

Vamos a mejorar la nosología crónica, mas, al final, el deterioro celular se marcha a generar sí o bien sí, por el hecho de que eso es, como se afirma, ley de la biología. No hay otra.

Deja una Respuesta