Exoesqueleto, vamos a conocer a fondo este dispositivo que promete sustituir a las sillas de ruedas, las muletas y los andadores para ancianos. El exoesqueleto consiste en una estructura que mantiene el cuerpo desde fuera, al contrario de los que hace nuestro propio esqueleto natural. Nuestro esqueleto sostiene nuestro cuerpo desde dentro y el exoesqueleto lo hace desde el exterior.

exoesqueleto

 

Los exoesqueletos generalmente son diseñados para permitir pasear o bien acrecentar la fuerza y resistencia a las personas con desordenes de movilidad.

Entre los elementos que componen el exoesqueleto encontramos:

 

Marco: debe poder mantener el cuerpo en su sitio de una forma segura sin el peligro que quien lo emplea se caiga.

 

Baterías: Deben poder hacer marchar el exoesqueleto la mayoría del día o bien ser simples de sustituir.

 

Sensores: Podríamos decir que tienen una función parecida a nuestro sistema nervioso, pero de forma artificial. Encargados de asimilar la información del movimiento del usuario, para llevar a cabo el movimiento.

Actuadores: Si el marco es como los huesos del cuerpo y el supervisor el cerebro, entonces los actuadores son como los músculos que ejercitan el movimiento.

 

Los actuadores son generalmente motores eléctricos o bien hidráulicos.

Computo: El cómputo de los exoesqueletos actuales es generalmente controlado con el empleo de muletas. Terapia robótica: el de España que enseña a los exoesqueletos a leernos la psique El bioingeniero Juan C. Moreno ha ordenado la creación de un robot que cooperará en la rehabilitación de pacientes que han sufrido una enfermedad cerebrovascular o bien una lesión medular incompleta.

Exoesqueleto, la solución para los pacientes con problemas de movilidad

 

Sensores que miden la actividad eléctrica cerebral y muscular se han conjuntado con algoritmos a fin de que el avanzado exoesqueleto del proyecto internacional BioMot se adapte a cada usuario. En España, unas ciento veinte personas todos los años padecen un ictus o bien infarto cerebral, que en la mayor parte de los casos deja secuelas.

 

Además de esto, se estima que hay cuatrocientos nuevos casos por año de lesión medular en este país. El bioingeniero colombiano-de España Juan C. Moreno lleva más de una década trabajando a fin de que la robótica asista a pacientes de este género a regresar a pasear. Este estudioso ha sido el organizador del proyecto financiado con fondos europeos BioMot, que ha tolerado la construcción de un avanzado exoesqueleto destinado a la rehabilitación que se integra con el usuario, adaptándose a su situación.

 

 

Especialistas de 5 países han trabajado a lo largo de 3 años a fin de que el robot comience a probarse con pacientes y les asista a recobrar su capacidad motriz de forma adaptada, una revolución con respecto a los ejercicios tradicionales para adiestrar la marcha sobre el suelo.

Los pacientes con paraplejia ponen sus esperanzas en el exoesqueleto

 

“La idea no es conjuntar un montón de sensores un tanto a lo desquiciado, sino más bien ver cuáles son las mejores alternativas”,

 

“El cerebro o bien la medula de un paciente tras una lesión pueden reordenarse a través de la capacitación de nuevas conexiones neuronales, si bien no es facíl conseguirlo. Por este motivo, examinar los patrones de su función cerebral a lo largo de la rehabilitación puede valer para conocer su nivel de atención.

 

Una información que se traslada después al exoesqueleto, que amolda su funcionamiento a ese índice a fin de que la terapia sea más eficaz. Por otro lado, otros electrodos del exoesqueleto preparados en las piernas del paciente asisten a medir la actividad eléctrica muscular (EMG). Un modelo informático interpreta esas señales para controlar con precisión la actividad residual del paciente y prosperar de este modo la interacción entre robot y máquina.

 

Si bien el proyecto BioMot ha concluido, todavía deben efectuar estudios preclínicos, con lo que este estudioso piensa que ya antes de 5 años no va a llegar a los centros de salud. “Esa visión en un largo plazo es que la tecnología sea una opción alternativa a fin de que se optimen los recursos que se emplean para hacer esta rehabilitación, por el hecho de que al final va a repercutir en una mejora social”, asevera Moreno. “Harás que la rehabilitación sea más veloz, más eficaz, más asequible…”

 

Adiós a las sillas de ruedas, el exoesqueleto llega para ponernos en pie

Alén de asistir a que los pacientes se levanten de la silla de ruedas, ¿van a ser estas reemplazadas por exoesqueletos en un corto plazo?

Si bien uno de los modelos más conocidos defraudara a lo largo del Mundial de Brasil -supuestamente, un joven parapléjico iba a hacer el saque inicial con uno controlado por su psique, si bien al final todo se quedó en un leve movimiento de pie -, hay avances prometedores en este sentido.

 

El año pasado, una estudiosa de España del CSIC desarrolló un exoesqueleto para progresar la movilidad de una pequeña con tetraplejia. “El inconveniente de la asistencia debe ver con la contestación sustentable del sistema en la vida diaria.

 

Por poner un ejemplo, los robots podrían asistir a prevenir accidentes laborales para aquellos trabajadores que deban aguantar pesadas cargas a lo largo de su jornada. De momento, el proyecto BioMot ya ha logrado probar que se pueden crear exoesqueletos más flexibles que se amolden mejor a nosotros.

 

Asimismo proseguirá trabajando en el CSIC para conseguir que la robótica asista a los que tienen que aprender a pasear nuevamente. El Centro Neurológico de Navarra (CNAI), primer centro primer centro navarro dedicado a la atención neurológica, ha impulsado una iniciativa a fin de que personas parapléjicas puedan probar el funcionamiento de 3 exoesqueletos, un robot que deja sostenerse de pie y, con ayuda de muletas, pasear.

 

Se estima que en Navarra de año en año se dan entre quince y veinte casos de personas con daño medular y que, perjudicados por esta enfermedad, hay un ciento.

El exoesqueleto ayuda a fortalecer los músculos que por sí misma no puede. El directivo y doctor del Centro, Manuel Murie-Fernández, ha indicado en conferencia de prensa que los exoesqueletos “reemplazan la carencia de movilidad de los pacientes”, de manera que el robot es el que efectúa “el movimiento”.

Los afectados de daño medular, podrán cambiar sus vidas con el exoesqueleto

 

Conforme ha precisado, el peso máximo que el dispositivo puede mantener alcanza los ciento trece kilogramos, y en el caso de la altura el máximo está ubicado en uno con noventa metros. Además de esto, ha dicho, una persona con adiestramiento “medio” a través del exoesqueleto, que marcha con una batería, puede pasear a una velocidad un “poco más lenta” que la normal.

 

El modelo se ha desarrollado en diez centros distribuidos en 5 países de Europa y, de momento, no existe ninguno en España que lo haya implantado, y el CNAI se halla en el proceso de acreditarse como centro de tecnología, un requisito anterior para usar el exoesqueleto. El próximo paso va a ser “educar” el funcionamiento del aparato a los pacientes a fin de que estos “se lo puedan llevar a casa”.

 

“Es muy sorprendente el hecho de levantarse y pasear, mas si lo haces mal puedes producir daño”, ha explicado el responsable del CNAI. Generalmente, conforme ha comentado, los jóvenes en 3 sesiones de cuarenta y cinco minutos experimentan “un cambio esencial” y el proceso es “parcialmente veloz”.

 

El obstáculo primordial en el proceso de adaptación es “más el bloqueo del temor que el propio bloqueo del aparato”, puesto que se dirige a personas que llevan un enorme periodo de tiempo sin caminar. Con respecto al costo, ha detallado que los 3 exoesqueletos que el centro ha puesto a predisposición de los pacientes cuestan doscientos euros.

 

Se ha considerado que el futuro de los exosqueletos es que se “adecúen a los ictus”, de manera que “dentro de poco” los dispositivos estén amoldados para desplazar una pierna. A primera vista, el invento puede parecer un armazón para transformarse en superhéroe.

 

Hurto-Mate es más bien una herramienta desarrollada para asistir a los obreros industriales en las labores más duras y agotadoras. Puede reducir diez veces el ahínco preciso para levantar peso y resguarda la columna vertebral de movimientos bruscos y grandes sacrificios. No hace falta transformarse en un cyborg para hacer sacrificios físicos intensos sin lesionarse.

Ya no es ciencia ficción, el exoesqueleto es una realidad

No obstante, el trabajo más usual en la industria es una fuente común de lesiones. Más del veinticinco por ciento de los europeos se han lesionado en el trabajo. El proyecto Hurto-Mate aspira a facilitar a los trabajadores una herramienta que les deje reducir el ahínco físico y los daños que acarrea. Para la especialista en software de MRK Systeme GmbH, Maja Hadziselimovic: “Esta tecnología evita las lesiones en la espalda, nos deja movernos en diferentes direcciones a lo largo de todo el día, y al final da a hombres y mujeres la ocasión de trabajar en labores bastante difíciles por igual”.

 

12 asociados de 7 países europeos se han unido a este proyecto financiado por la UE, eminentemente orientado a las aplicaciones industriales. En Augsburg, Alemania, los equipos técnicos están en las últimas etapas del desarrollo de esta tecnología. Peter Heiligensetzer, directivo general de la compañía desarrolladora del proyecto, MRK-Systeme GmbH, asegura: “Robo-Mate ha sido desarrollado para asistir a los obreros industriales a llevar peso. Por poner un ejemplo esta caja pesada, … con Hurto-Mate no hay inconveniente … ¿Desea procurarlo?” nos afirma como reto.

Cuidadores y pacientes serán beneficiados por el uso del exoesqueleto

 

Bastante difícil sin el dispositivo . No solo los trabajadores industriales precisan ayuda para levantar peso todo el día. De ahí que van a desarrollarse 3 nuevos prototipos del exoesqueleto; un módulo para el leño y 2 para los brazos. Heiligensetzer ve muchas aplicaciones posibles: “Por ejemplo, en el campo logístico, en los aeropuertos, en el traslado de equipajes, hace mucha falta, o bien en el ámbito médico, en el cuidado a las personas mayores; a las enfermeras que deben levantar pacientes con peso ??les agradaría tener un sistema Hurto-Mate”.

 

El Instituto Italiano de Tecnología de Génova, ha participado en la mejora del prototipo final del módulo de leño Hurto-Mate en 3 áreas principales: confort, peso y control de movimiento. En verdad, tener brazos más fuertes no es verdaderamente la meta si el operador no puede manejar de forma fácil la carga y de manera cómoda aun tras múltiples horas de trabajo.

 

Para el estudioso en tecnología Jesús Ortiz “Una de las partes más difíciles del sistema es que sea simple y cómodo de utilizar, no demasiado pesado, de este modo el usuario va a estar satisfecho y lo va a ver como algo útil”. Para conseguir un exoesqueleto más ligero, los desarrolladores han buscado soluciones opciones alternativas para cada componente: estructura primordial, batería, motor. Han cogido ideas aun de porteadores de montaña.

El exoesqueleto al servicio de los pacientes con problemas de movilidad

 

El diseñador mecánico Jorge Fernández García-Llera explica: “Dentro del proyecto, creo que lo más bastante difícil ha sido procurar que el sistema sea lo más ligero posible. En general empleamos componentes estándar como las mochilas usadas por los sherpas, por poner un ejemplo, que están diseñados para transportar cargas pesadas mas al tiempo son cómodas”. Una solución para tener un control fiable de la fuerza del exoesqueleto procede de la medicina.

 

Es un procedimiento, extensamente usado en biomecánica, basado en la evaluación de la actividad eléctrica producida por los músculos esqueléticos. El ingeniero biomédico Stefano Toxiri, Ingeniero Biomédico explica: “La técnica que empleamos es la electromiografía de superficie, ponemos un electrodo en la piel, a fin de que lea la actividad de los músculos latentes, procesamos estas señales y después conseguimos la información que buscamos: la intensidad de la fuerza que precisa el usuario en un instante específico, que va a ser dada por el exoesqueleto”.

 

Hacen falta mejoras auxiliares antes que el exoesqueleto Hurto-Mate esté en las factorías europeas. No va a hacer falta bastante tiempo a fin de que los trabajadores lo admitan como herramienta común sin que parezca un accesorio de superhéroe. El MWC da para mucho, para tanto que a veces no se sabe realmente bien si se está en el planeta fantástico del móvil inteligente o bien en un centro comercial en hora punta y justo en el instante del arranque de las mayores rebajas de la historia de la humanidad.

 

Mas en ese ‘dar para mucho’, asimismo hay que mentar historias y tecnologías que valen la pena, y en este apartado, a decir verdad, hay avances que es prácticamente obligatorio contar. Es un proyecto, ya real, de la compañía de Norteamérica Ekso Bionics, al que la operadora da su tecnología del Internet de las Cosas mediante la nube y la administración del big data.

El exoesqueleto cambiará nuestro modo de vida en pocos años

Berta Legido es la persona que muestra al abundante público que se aproxima por el espacio de Vodafone qué se logra con este exoesqueleto nacido de la industria militar estadounidense. Gracias a él, tal y como si fuera poca cosa, “puedo ver a la gente a la altura de cuando podía pasear, a los ojos y esto, aparte de ilusión, me provoca lo que llamo un subidón psicológico”. La tecnología al servicio de la salud Perdió la movilidad y la sensibilidad de sus extremidades inferiores hace tres años.

 

El exoesqueleto repercute de forma positiva, aparte de en el aspecto sicológico, en su salud pues, en palabras, de Eva Barquín, fisioterapeuta especialista en neurorehabilitación de Ekso Bionics, su “disminuye la espasticidad, el dolor nemopático, mejora el sistema circulatorio y el tránsito intestinal y fortalece los músculos”, un dato esencial para personas que usan silla de ruedas.

 

Barquín, además de esto, destaca el hecho de que “ayuda a reeducar la marcha”, o sea, los pasos de quienes han perdido la capacitad de sentir sus piernas y que, tras la frustración de la nueva situación -“en una silla me siento encarcelada”, asegura Berta-, pueden regresar a pasear. Los veintitres kilos de peso del exoesqueleto destilan tecnología de vanguardia, dirigida, sobre todo, a quienes tratan con estos pacientes.

Se estima que para el año 2030 nuestra sociedad obtenga los beneficios del exoesqueleto en pacientes con problema de movilidad

“Nos deja diferentes programaciones en función de las necesidades”. Esto quiere decir que, en el caso de una persona con lesión medular, se amolda a su nosología, del mismo modo que alguien que ha sufrido la parálisis de parte del cuerpo debido a un infarto cerebral.

 

La solución de Ekso Bionics dispone de sensores en torso, caderas, rodillas y pies que producen gran cantidad de información, concretamente, en torno a quinientos datos por segundo. Internet de las Cosas Acá entra en escena la aportación de Vodafone. Reconocen desde la fabricadora que la operadora ha sido la única capaz de administrar la tecnología precisa.

 

El exoesqueleto va  a ser de gran ayuda para el ámbito salud, tienen como objetivo transformarse en parte integral del cuidado de los pacientes, ayudando a progresar su calidad de vida”, agregando que este exoesqueleto es la patentiza de la “aplicación real del Internet de las Cosas”.

 

Esa información se guarda en la nube, respetando siempre y en todo momento la identidad de las personas, identificadas por un número y no por su nombre.

El exoesqueleto para ancianos cambiará el mundo de nuestros mayores

Fisioterapeutas, son concluyentes en el momento de aseverar que “con esa colección de datos, la salud de los pacientes mejora merced a que los tratamientos son más precisos”. Estos días de la feria del móvil y de la tecnología móvil generalmente, Eva, Berta y el exoesqueleto de Ekso Bionics se han transformado en uno de sus grandes atractivos.

 

Tecnología cara o bien asequible Este avance en tecnología que nació para tratar a los veteranos estadounidenses de guerras como Afganistán o bien Irak no es asequible (ciento veinte euros) si bien sí bastante más, conforme apuntan desde la compañía, que los desarrollados por la competencia. Sin saber si va a llegar en algún instante a la sanidad pública, la compañía de Norteamérica trabaja ya en el desarrollo de la nueva versión que mejora aún más la movilidad de los usuarios. Está previsto su lanzamiento en un medio plazo.

El exoesqueleto mejorará la vida de los pacientes y los cuidadores. El exoesqueleto para discapacitados y el exoesqueleto para mayores, dejan de ser el futuro para convertirse en el presente.