Síndrome de la madre agotada, Poco a poco más madres sufren el síndrome de Burnout, una contestación que da el organismo a un periodo prolongado de agobio, demasiada demanda o bien responsabilidad. El síndrome de la madre agotada, se fundamenta en una contestación (abundantes síntomas) que da el organismo como contestación a una temporada de agobio intensa. Lo padecen mucho los trabajadores y, ahora asimismo, las mamás y los papás. Con la llegada del bebé el planeta para los papás se pone patas hacia arriba. Los bebés necesitan toda nuestra atención y sumado a las noches sin descanso, aparece el síndrome de la madre agotada. La figura del padre también se suma a este síndrome pues son muchos los que actualmente desarrollan las mismas tareas que las madres. El referente paterno de antaño, se está extinguiendo y los papás, colaboran en la crianza y las labores del hogar, así mismo ellos también pueden verse afectado por el síndrome de Burnout. Pasaría entonces a llamarse, síndrome del padre agotado.

.síndrome de la madre agotada

 

Cuando llega el bebé a casa, hay una persona a quién cuidar totalmente y que es plenamente dependiente de nosotros. Además de esto, nos puede entrar temor a no saber cuidarle, las pocas horas de reposo por los ritmos de sueño (no sueño para nosotros) del bebé y todo eso, puede provocar un agobio total en la madre o bien el padre con síntomas múltiples. Y si además de esto, somos progenitores de múltiples peques, todo ello se acrecienta.

Conociendo el síndrome de la madre

El niño va creciendo y cuando no tiene otros hermanos, los juegos son compartidos con los padres en el hogar. Se convierte en una fuente de energía inagotable, que demanda atención e interacción. La madre y el padre deben imponer

 

Uno de los mayores inconvenientes para diagnosticar el síndrome de la madre agitada, es el hecho de que sus síntomas se pueden confundir sencillamente con otras muchas nosologías. El síndrome de la madre agotada, se manifiesta de las próximas formas: Agotamiento físico. Por el bebé, por sus horarios que no son nada compatibles con lo que estamos habituados, etcétera Ganas de plañir, tristeza y sentimientos, por norma general, negativos.

 

Aislamiento social. Pérdida de hambre y, por ende, de peso. Complicad para dormir. Pérdida de intereses y de motivaciones. Estado de nerviosismo incesante, como complicaciones para concentrarse. Dolores: de cabeza, de estómago, etcétera Sentimiento de descalabro, de agotamiento y también impotencia y, además de esto, complicad para meditar con claridad.

 

La carencia de conciliación, procurar ser perfectos o bien procurar supervisar todo son ciertos factores para provocar el síndrome de la madre agotada.

 

¿Por qué razón se acostumbra a padecer este síndrome? Las contrariedades que existen para la conciliación son un factor clave en la aparición. Tratamos de ser las madres perfectas: compatibilizar trabajo con familia y tener, en consecuencia, miles y miles de labores.

 

Cumplir en tu puesto, ir con los pequeños al cole, implicarse en todas sus actividades. Aceptan sus labores, desean trabajar, llevar a los pequeños al cole, recogerles, hacer cosas entretenidas mas al unísono educativas los fines de semana… Creamos ese deseo de serlo todo al unísono, lo que provoca un enorme desgaste y, como es natural, produce un enorme agobio.

 

Otra de las causas por las que aparece este síndrome es no sentir que está todo “atado”. Esto es, los progenitores y nuestra naturaleza de ser sobreprotectores, no obstante, conforme los pequeños medran podemos sentir que se nos escapan de las manos ciertos cuidados y que no podemos estar resguardándoles siempre y en todo momento de todo. Esta pérdida de control, asimismo puede provocar la aparición del síndrome de Burnout.

 

De qué forma evitar el síndrome de la madre agotada

 

Ante cualquier síntoma que apreciemos, veamos que la situación se nos va de las manos o bien estemos mudando nuestra forma de ser, es esencial asistir a nuestro médico o bien especialista a fin de que nos asista y nos dé el tratamiento que crea recomendable. Es esencial saber qué precisamos en todos y cada instante. Si nuestro cuerpo solicita un reposo, hay que dárselo. No estamos solos en la labor de ser progenitores.

 

Tenemos gente que nos ayuda: nuestra pareja, progenitores, amigos e inclusive en algún instante podemos dejar a nuestros peques con un canguro para poder tomar el aire solos. Si nos sentimos estresadísimos podemos decantarse por hacer actividades relajantes: yoga, mindfulness, practicar pilates, etcétera Todas y cada una estas actividades están, en verdad, recomendadas para pequeños.

 

No te olvides de proseguir unos hábitos saludables: una dieta adecuada, hacer ejercicio, descansar…Todo ello nos va a ayudar a llevar una mejor vida, aparte de que vamos a estar relajados. ¡Esencial! Hay comestibles que te asisten a combatir el agobio y otros, por contra, te dejan más fatigado. Si sientes que se te va la situación de las manos haz actividades relajantes, ten hábitos vitales saludable y solicita ayuda.

Deja una Respuesta