Los cuidadores de ancianos deben tener extremos cuidados y vigilar la aparición del herpes zóster, conocido popularmente por el nombre de “la culebrilla”.

El herpes zóster consiste en una erupción en la piel, muy dolorosa y vesicante que se produce en las personas que han pasado anteriormente,  el virus de la varicela.

¿Quieres trabajar cuidando personas? Anúnciate gratis

 

los cuidadores de ancianos

Los primeros sintomas aparecen con un intenso dolor en una lado, pueden llegar con sensaciones de ardor y constante hormigueo. Todos estos sintomas pueden ser de variable intensidad y normalmente aparecen previos a la erupción.

Veremos como surgen parches sobre la piel, donde posteriormente surgen diminutas ampollas. Estas se romperán y se presentarán las ulceras.

Con el paso de los días, las ulceras se irán secando formando una costra, que finalmente cae despues de unas semanas.

Por lo general abarca una extensa area de la piel, en la zona de la columna y el pecho abrazando el tronco. Aunque tambien hay casos en los que se amplia a la cara, boca, oidos e incluso los ojos.

Los cuidadores de ancianos contemplaran y atenderan tambien estos sintomas:

Dolor abdominal

Escalofríos

Fiebre y escalofríos

Sensación de malestar general

Lesiones genitales

Cefalea

Hipoacusia

Dolor articular

Inflamación de los ganglios linfáticos

Inconvenientes en el sentido del gusto

Inconvenientes de visión

Debilidad muscular

¿Porque aparece y quien lo padece?

Las personas que han pasado la varicela, portan este virus de por vida de forma latente en algunos nervios de nuestro cuerpo. El Herpes zóster aparece cuando el virus se reactiva y pueden pasar muchos años entre un brote y otro.

Las razones por las que se vuelve a desarrollar varian de una persona a otra, pero si es cierto que los cuidadores de ancianos pueden observar que los mayores son mucho mas propensos a padecerlo, al igual que las personas cuyo sistema inmunitario esta debilitado.

El medico diagnosticará y ofrecera al enfermo la medicacion adecuada, aunque esto no evitará que vuelva a tener un brote mas adelante. El herpes zóster se trata con antivirales, como aciclovir, famciclovir y valaciclovir, aunque estos solo sirven para que la evolucion sea algo mas rapida y preferiblemente se prescriben justo despues de sentir el primer sintoma y antes de la aparicion de las ampollas.

En ocasiones tambien se empelan otros farmacos como la prednisona, para reducir la inflamacion o Antihistamínicos para calmar la sensacion de picor.

Los cuidadores de ancianos con herpes zóster, pueden recurrir a paños frios y humedos para calmar los sintomas o lociones de calamina.

Tras el reposo adecuado y unas semanas, el malestar y los sintomas desapareceran y por lo general no suele repetirse, de nuevo rapidamente.

Es muy importante mantener la piel limpia y asegurarse de no volver a utilizar articulos que hayan estado expuestos a la contaminacion de virus. Es recomendable que los cuidadores de ancianos y enfermos con herpes zóster, laven a altas temperaturas la ropa y desintecten o desechen todos los articulos expuestos al virus.

igualmente es importante extremar el cuidado de la manipulacion del anciano o el enfermo cuando las lesiones supuren pues el cuidador o cuidadora puede estar expuesto en ese momento a una infeccion. Con muy especial cuidado no exponer al virus a las mujeres embarazadas.

De vez en cuando, en raras ocasiones,  el dolor en el área donde el herpes zóster ocurrió puede perdurar por meses o bien años. Este dolor se llama neuralgia posherpética y se presenta cuando los nervios se han dañado de forma severa,  tras un brote de herpes zóster. Esta complicacion se da habitualmente en personas ancianas.

Otras complicaciones menos frecuentes pero que se pueden dar son:

Otro ataque de herpes zóster

Ceguera (. El herpes zóster en el ojo puede llevar a ceguera permanente si uno no recibe cuidados médicos urgentes.)

Sordera

Infección, incluyendo encefalitis o bien infeccion de la sangre o sepsis, en personas con sistemas inmunitarios desgastados

Infecciones cutáneas bacterianas

Síndrome de Ramsay Hunt

Los cuidadores de ancianos deben consultar con el médico si tiene síntomas de herpes zóster, particularmente si no tiene defensas o bien si los síntomas persisten o bien empeoran

kuidadores

 

Consejos para los cuidadores de ancianos y enfermos con herpes zóster

No tocar directamente las ampollas sin guantes.

Vacunacion en el caso de no haber pasado anteriormente la varicela, existe una vacuna especifica contra el herpes zóster.

Intentar mantener un estado de salud favorable y un sistema inmunitario fuerte si se trabaja con personas con herpes Zóster

En verdad, conforme los especialistas, se estima que en España una de cuatro personas desarrollará un herpes zóster a lo largo de su vida.

Deja una Respuesta