Lagrimas artificiales, remedio común en la afección del ojo seco. existen muchos grados de ojos secos. El más frecuente, el que sufrimos todos con la tecnología. Cuando estamos fijando nuestros ojos en las pantallas, el parpadeo disminuye y por ello es aconsejable, el uso de lagrimas artificiales si notamos que nuestros ojos están enrojecidos por este motivo. Aun así, es muy recomendable acudir al especialista si el problema persiste o se agrava.

 

Pese a que los pacientes de ojo seco son un tanto incomprendidos, este síndrome afecta a su calidad de vida y, dependiendo de la severidad del caso, el daño puede ir de simples molestias hasta peligro de perforación ocular. Síntomas Los síntomas del ojo seco incluyen picor, sensación de tener algo en el ojo, fotofobia, visión turbia y también irritación, mas asimismo lagrimeo.

Las lagrimas artificiales son de ayuda en el ojo seco

 

El síndrome de ojo seco afecta primordialmente a los ancianos, si bien con la proliferación de los puestos que fuerzan a pasar bastante tiempo en frente de una pantalla, cada vez afecta a personas más jóvenes. Otro conjunto de población que acostumbra a sufrirlo son las mujeres que pasan por la menopausia, dado a que los cambios hormonales afectan a la producción de lágrima.

 

Ciertos estudios publicados aseveran que este inconveniente afecta a un porcentaje de entre el diez por ciento y el veinte por ciento de la población adulta. No hay una sola causa específica que provoque el ojo seco, generalmente se debe a la combinación de una serie de factores, tanto hormonales como ambientales o bien a la carencia de parpadeo, que derivan en sequedad ocular. Pasar un buen tiempo en un entorno seco (viento, calefacción por aire o bien aire acondicionado).

 

Exposición al sol excesiva. Consumo de tabaco. Consumo de ciertos fármacos. Calor o bien quemaduras con químicos. Cirugía. Trastorno autoinmune (síndrome de Sjörgren). Tratamiento No hay una cura para el síndrome de ojo seco. La mayor parte de quienes lo sufren, padecen capítulos intermitentes durante su vida y, en los casos más severos, lo padecen de forma continua.

 

Existen, no obstante, diferentes tratamientos que asisten a supervisar los síntomas. Prevenir las situaciones que ocasionan el ojo seco es una de las primeras medidas a tomar. Estas medidas incluyen, por poner un ejemplo, cerciorarse de que hay una humedad adecuada, utilizando un humidificador, caso de que sea preciso, ajustar la altura del computador, resguardar los ojos del viento y tener una dieta rica en ácido omega tres.

 

En la mayor parte de casos, es suficiente con la aplicación de lágrimas artificiales para suprimir las molestias. Asimismo existe la posibilidad de usar derivados sanguíneos como el suero autólogo – creado desde la sangre del paciente. El ojo seco es una enfermedad bastante molesta y, como hemos visto, puede ser peligrosa en casos extremos, mas con tratamiento es posible mitigar los síntomas.

Existen diferentes tipos de lagrimas artificiales

 

Si bien los colirios o lagrimas artificiales, pueden calmarnos, es preciso asistir a un oculista y explicar lo que nos ocurre. Los síntomas acostumbran a empeorar en entornos con humo, polvo, aire acondicionado, viento o bien poca humedad. Puede ser recomendable efectuar un análisis de sangre para descartar una causa autoinmune, como el Síndrome de Sjogren.

 

Tratamiento El tratamiento del ojo seco es en un largo plazo y a veces de por vida. Hay siempre y en todo momento que tener en consideración cuáles son las causas primordiales para sostener el equilibrio lagrimal y conseguir un alivio sintomático perdurable.

 

Esencialmente, la higiene palpebral, emplear lágrimas artificiales, eludir entornos irritantes, el empleo de lentes protectoras y el reposo de la vista al efectuar sacrificios visuales, asisten al paciente a progresar los síntomas. Prevención Eludir entornos con poca humedad o bien medicamentos predisponentes de “ojo seco” en muchas ocasiones no es posible mas lo más esencial es asistir a un especialista en esta enfermedad para llegar a un diagnóstico acertado y poner las medidas terapéuticas convenientes.

El especialista mandará lagrimas artificiales para el ojo seco

 

Las causas de este síndrome son múltiples y de ellas depende el tratamiento que se aplique: La edad avanzada es un factor de riesgo: Un gran porcentaje de las personas mayores de setenta años, sufre este síndrome en alguna de sus fases. Un veinticinco por ciento se debe a inconvenientes hormonales. Las lentillas aumentan la posibilidad de padecer esta enfermedad, puesto que su empleo acostumbra a resecar el ojo.

 

La diabetes asimismo es un desencadenante, como la disfunción tiroidea (perturbaciones en la tiroides), el asma, (LES) y nosologías oculares como el síndrome de Sjögren, glaucoma, cataratas. Ciertos medicamentos como los calmantes, antidepresivos, antidescongestivos, antihistamínicos, diuréticos, betabloqueantes y anticonceptivos orales asimismo pueden favorecer la aparición del síndrome.

 

Sostener una postura y distancia adecuadas delante del computador y reposar la vista de manera frecuente mirando en la distancia en vez de a la pantalla. En el caso de sufrir una enfermedad ocular o bien someterse a algún género de intervención quirúrgica en los ojos, continuar rigurosamente el tratamiento indicado e inclusive alargarlo si el especialista de esta manera lo aconseja.

Los colirios y las lagrimas artificiales

 

Eludir los entornos exageradamente secos o bien en los que se utilice con cierta frecuencia el aire acondicionado o bien la calefacción. El oculista asimismo acostumbra a efectuar un examen. Hoy en día existen lágrimas artificiales de diferente composición, por poner un ejemplo, de ácido hialurónico. Si los síntomas se agudizan y aparecen pequeñas desgastes o bien ulceraciones, es preciso recurrir al implante de tapones lagrimales que evitan la evacuación de lágrimas, dando de este modo la humedad precisa en el ojo.

 

Cuando la enfermedad se halla en un estadio más avanzado, esto es, cuando las infecciones son usuales y existe pérdida de agudeza visual, se requiere un tratamiento más concreto, como el implante de tejido de placenta. Otros datos Pronóstico El síndrome de ojo seco, por norma general, únicamente causa molestias que desaparecen con el tratamiento humectante prescripto por el especialista; en extrañas ocasiones provoca pérdida de visión.

 

Cuando asistir al especialista, si usamos lagrimas artificiales

La incomodidad de los síntomas recomienda asistir al especialista si estos persisten o bien no remiten tras un par de días de cuidados personales. Concretamente, es recomendable preguntar con un especialista si se tiene dolor o bien enrojecimiento en los ojos, si aparecen llagas o bien descamación tanto en los ojos como en los párpados. Pasar una cantidad esencial del día mirando a una pantalla es parte integrante de la realidad de bastantes personas.

 

Por ellos no ha tardado en aparecer una serie de nosologías, reales, mas asimismo mitos y aseveraciones que solo son verdades a medias. La teoría: qué sucede en tus ojos cuando miran sin descanso una pantalla.

 

Síntomas y inconvenientes. En el momento en que nos ponemos una pantalla delante, así sea de un ordenador o bien de un teléfono, el ojo debe hacer un esmero para sostener el enfoque de cerca a lo largo de bastante tiempo. Ese esmero puede dar sitio a lo que es conocido como astenopia, o bien fatiga, del ojo.

Es recomendable usar lagrimas artificiales si se abusa del uso de pantallas

 

Es un proceso semejante al que ocurre cuando aparece la presbicia, famosa asimismo como vista agotada, en adultos desde cuarenta años. La acomodación no marcha totalmente bien. Cuando miramos la pantalla hay unos rayos provocados por una serie de transmisores (LEDs, por poner un ejemplo), que irradian la luz hasta nuestros ojos que puede ser perjudicial.

 

La lágrima natural sirve tres primordiales objetivo: sostener el metabolismo de la superficie ocular, en especial de la córnea; proveer una superficie llana que deje la refracción regular de la luz, y lubrificar la superficie ocular para facilitar el parpadeo. Tiene asimismo otras funciones, como una acción antimicrobiana concreta y no concreta, acción limpiadora y acción tampón.

 

La lágrima natural tiene una compleja composición, siendo el agua el primordial componente (98’3 por ciento ), seguido de sales (1 por ciento ) y otros componentes que mantienen la salud del ojo. Por todo ello, ninguna lágrima artificial puede reproducir precisamente la lágrima natural, pues los componentes estructuales y activos se degradan velozmente y pues no son con perfección conocidos.

 

Además de esto, la producción de lágrima natural es virtualmente incesante, con sus fluctuaciones nictemerales y ocasionales, al tiempo que las lágrimas artificiales se proveen intermitentemente. Por todo ello, las lágrimas artificiales no deben reproducir únicamente las peculiaridades de la lágrima natural, sino más bien incorporar nuevas peculiaridades.

 

La osmosis, y la presión que produce este flujo osmótico. En la lágrima natural solo una pequeña una parte de la presión osmótica de debe a la fracción oncótica. La osmolaridad del suero humano es doscientos noventa mOsm/l, equivalente a una solución aguada de NaCl al 0’9 por ciento.

 

La osmolaridad de la lágrima humana normal es de cerca de trescientos mOsm//l cuando está recién producida, y de trescientos cinco-trescientos diez mOsm/l en la película lagrimal. Muchos colirios son tenuemente hiperosmolares, tanto de los utilizados para ojo seco (como el Vidisept N, que tiene trescientos veinte mOsm/l), como de los utilizados para otras enfermedades oculares.

 

Las primeras lágrimas artificiales, las larmes artificielles de Cantonnet mil novecientos ocho, eran una solución aguada de NaCl al catorce por ciento o de ácido bórico al 2’5 por ciento , con las que procuraba reproducir la osmolaridad frecuente del mar lagrimal. La lágrima natural contiene glicoproteínas y otras moléculas surfactantes que rebajan su tensión superficial a más o menos treinta y ocho dinas/cm.

 

Por otro lado, la superficie corneal se cubre de mucinas, que aumentan su tensión superficial crítica a cerca de treinta y ocho dinas/cm. El sistema córnea-lágrima está de esta manera muy cercano a una situación de mojado total. Ciertos asépticos del conjunto de los amonios cuaternarios se utilizan como surfactantes catiónicos, LUBRICIDAD/VISCOSIDAD Lubricidad y viscosidad no son conceptos sinónimos, mas a nivel práctico pueden ser incluidos. Las lágrimas artificiales y bálsamos lubrificantes procuran reducir la fricción del parpadeo.

 

Los colirios con fuerza hiperviscosos, si bien continúan en la cuenca lagrimal a lo largo de un buen tiempo, no son buenos lubrificantes por el hecho de que complican el parpadeo y forman grumos que complican la visión. Los fármacos tópicos con viscosidades sobre mil mP no se mezclan con la lágrima natural. Muchos colirios utilizados para enfermedades oculares diferentes a la de ojo seco, como colirios antibióticos, descongestionantes, etcétera, tienen una viscosidad de diez a quince mP a 32º, i.e. de cinco a seis mP más que la lágrima natural. Por consiguiente son hiperviscosantes que no llegan a afectar la lubricación del parpadeo.

 

La viscosidad de ciertos colirios es Refresh, diez mP; Liquifilm y Alimente Tear, trece mP; Dwelle, Hypo Tears y también Hypo Tears PF, veintiseis mP; Dakrina, veintisiete mP; Cellufresh, treinta mP; Tears Naturale II, Tears Naturale Free y Tears Plus, treinta y dos mP; Tears Naturale, cuarenta y cuatro mP; Celluvisc, dos mil novecientos mP. B.4 EVAPORACIÓN La evaporación de la película lagrimal normal es de cerca de 0’1 m l/min, i.e., el ocho por ciento de la producción lagrimal normal (1’2 m l/min).

 

Se ha comprobado que las anomalías de la capa lípida es una de las más esenciales causas de ojo seco (Shimazaki et al mil novecientos noventa y cinco). Diferentes lípidos se han utilizado tópicamente desde tiempos viejos como agentes lubrificantes en el xeroftalmos. Con el objetivo de formar una capa lípida que cubra la capa acuoserosa de la película lagrimal y evite su evaporación, Guömundsson et al mil novecientos noventa y cuatro ensayaron un colirio con un 0’05 por ciento de colesterol.

Hoy en día se fabrican lagrimas artificiales del la propia sangre del paciente

 

Con igual finalidad, la lágrima artificial Tear Gard contiene lecitina no obstante, su acción reduciendo la evaporación es bastante reducida. ADITIVOS Los aditivos utilizados en las lágrimas artificiales comerciales son (1) tampones, (dos) preservantes, (tres) nutrientes, (cuatro) asépticos y antibióticos, (cinco) hipersecretores, (seis) mucolíticos y mucosecretores, (siete) antiinflamatorios y también inmunosupresores, (ocho) adrenérgicos, vasoconstrictores y astringentes.

 

C.1 TAMPONES El pH de la lágrima natural normal es 7’4. Por poner un ejemplo, los carbómeros son soluciones ácidas, con lo que se les agrega NaOH para llevar la solución a un pH fisiológico; Tears Naturale tiene un pH de seis.91, con HCl y/o NaHO. Un pH levemente alcalino es más compatible con un buen funcionamiento del epitelio corneal que uno neutro o bien tenuemente ácido.

 

Conforme Jones et al mil novecientos sesenta y cinco, el pH próximo a 8’5 es el más agradable para el paciente de ojo seco. Los tampones utilizados más a menudo para sostener un pH apropiado en las lágrimas artificiales son Bicarbonato Bion Tears, BSS Plus, Lacrimalfa. Fosfato: Adsorbo Tears, Liquifilm Forte, Neo Tears. Fosfato/acetato: Liquifilm, Prefrin, Relief.

Cuando usar lagrimas artificiales, no es suficiente

 

Los preservantes son ingredientes que se incluyen en la formulación de los listos para destruir o bien inhibir el desarrollo de microorgnismos que desapercibidamente alcancen los fármacos a lo largo de su empleo. La lágrima natural contiene por norma general componentes antimicrobianos como lisozima, b -lisina, lactoferrina, peroxidasa, fosfolipasa A2 y también inmunoglobulinas.

 

Por último, la acciones física y mecánica de dilución y barrido de la lágrima y el parpadeo suprimen los microbios de la superficie ocular. El escaso fantasma microbicida de la lisozima, cuya primordial acción se hace contra el Micrococcus lysodeikticus, un germen no patológico, no aguanta efectivamente que la lisozima sea el antibiótico.

 

Ciertos preservantes incluidos en las lágrimas artificiales (cloruro de benzalconio, cetrimida, cloruro de cetilpiridinio, tiomersal, etcétera) tienen asimismo un efecto aséptico en el mar lagrimal.

Deja una Respuesta