Hábitos saludables en la niñez. En nuestros días, la salud no se considera sencillamente como ausencia de enfermedad. Se comprende que una persona sana es aquella que disfruta de un bienestar general, tanto físico como psíquico o bien social, y es exactamente en la niñez donde se marchan modelando las conductas que dañan o bien favorecen la salud, término que en la actualidad se conoce como “estilo de vida saludable”, la alimentación conveniente, y el desarrollo ejercicio adecuado a cada individuo.

 

Hábitos saludables en la infancia, educar a los pequeños y pequeñas en Hábitos Saludables desde temprana edad, es la medida precautoria pero eficiente para prosperar la condición de salud a lo largo de siempre de la persona. Adquisición de un bienestar físico y mental, asistirá a conseguir cumplir la meta de “vivir más, vivir mejor” al eludir procesos patológicos desde su raíz, como las enfermedades cardiovasculares u otras que se desarrollan con los malos hábitos.

 

Múltiples factores de peligro pueden cambiarse, si se incorpora en la educación de los pequeños y pequeñas no solo aspectos sanitarios, sino más bien asimismo sociales, culturales y económicos, juegos para videoconsolas), hábitos (tabaco, alcohol), modos de vida (actividad física, sedentarismo), , y factores ecoambientales. El modo de vida, está de manera estrecha relacionado con el comportamiento general de la comunidad y es una cuestión de masas de población. Para introducir nuevos valores y que los pequeños adquieran hábitos saludables durables que repercutan en su bienestar y calidad de vida, sobre todo de cara a su siguiente desarrollo físico y también intelectual, va a ser recomendable que los progenitores sirvan de modelo.

 

Ha sido probado que los pequeños presentan una mayor predisposición a consumir comestibles saludables y a llevar una vida activa si tienen el ejemplo de sus progenitores y de otros miembros de la familia. O sea, si la familia practica hábitos saludables es considerablemente más simple persuadir a los hijos de que hagan lo mismo, y sus efectos se extenderán a lo largo de siempre.

hábitos saludables

 

Recomendaciones Nutrición La prevención de la obesidad infantil, empieza en la etapa prenatal: va a haber que supervisar la ganancia de peso a lo largo de la gestación de la madre en niveles inferiores a doce kg.; A lo largo de la etapa de lactante, la mejor nutrición es la lactancia materna, retrasando la introducción de nutrición complementaria hasta tras el 6º mes; A lo largo de la edad escolar y adolescencia el pequeño va a deber conocer los comestibles, valorar las necesidades de todos y aprender a comer de todo.

 

Es esencial que la familia se reúna, para comer juntos, y usar estos ratos para conversar, compartir impresiones y hacer proyectos. Eduque a comer despacio. No se debe usar el alimento como sistema de castigo, no hay que buscar entretenimientos y hay que eludir que los pequeños coman delante de la T.V.. Lo idóneo es hacer 5 comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.

 

El desayuno es una comida esencial, pues aporta la energía que su cerebro precisa para rendir apropiadamente en el instituto.

 

Deben comer al día cinco raciones de fruta. Los pequeños frecuentemente comen la cantidad que precisan, sírvales raciones proporcionadas para su edad, no es preciso forzarles, toda vez que se controle que no coman fuera de horas, y tampoco les enseñe a reiterar ni a untar.

 

Promoción de actividad física regular Es esencial incluir actividades físicas en la rutina diaria de la familia entera, planeando los horarios a fin de que todos se muevan: caminar, montar en bicicleta, ir a nadar, al parque o bien sencillamente salir al exterior a jugar, que asistirá a sostener en forma a toda la familia, y aprovechar a fin de que los pequeños jueguen con otros pequeños.

Hábitos saludables, la herencia de las futuras generaciones

Se aconseja hacer cuando menos media hora de deporte al día, 3 días por semana, con las protecciones precisas, y en sitio seguro, mas concéntrese en el entretenimiento.

 

Si se interesa por los libros, su hijo le va a imitar. Elija los programas de TV amoldados a la edad de sus hijos. Comente con ellos sobre lo que ven, y enséñeles a rehusar los contenidos sexistas, sensacionalistas, o bien que promuevan la violencia o bien competitividad. Evite los juegos para videoconsolas que no sean convenientes a su edad, violentos o bien no edificantes. Dedique tiempo, atención y cariño a sus hijos.

 

Sueño Evite las actividades intensas o bien excitantes (juegos físicos, ver la TV, jugar al computador) en la hora anterior a irse a la cama, y las bebidas con cafeína, el café, el té y el chocolate, múltiples horas ya antes de acostar al pequeño.

 

Pueden acompañarse de un objeto (peluche, harapo) mas desde el año retire el chupete. Los pequeños deben ir a la cama con sueño mas no dormidos. No deben ir a dormir con el estómago vacío ni justo después de una cena rebosante. No es conveniente que los pequeños tengan un televisión ni el PC en la habitación. No todos y cada uno de los pequeños precisan dormir exactamente el mismo número de horas, mas hay que respetar las horas de sueño precisas para cada uno de ellos.

 

Higiene Acostumbre a los pequeños y pequeñas a lavarse las manos, incluyendo las uñas, ya antes de tomar comestibles y siempre y en toda circunstancia tras haber ido al baño o bien de venir de jugar. Cuando tenga suficiente edad reemplace el baño diario por la ducha, de pocos minutos, a una temperatura de treinta y cuatro a 36º.

 

Para la higiene bucodental, los pequeños ya pueden cepillarse solos los dientes para los dos años, si bien a lo largo de los primeros años es recomendable comprobarlos cuando concluya. Habitúele a que se cepille, al menos un par de veces al día, y siempre y en toda circunstancia ya antes de acostarse. Si ven a los progenitores hacerlo, van a aprender más de manera fácil.

 

Los hábitos saludables son la herencia que dejamos a las futuras generaciones y tenemos que tenerlos muy en cuenta en el día a día de los pequeños y de nosotros mismos.

Deja una Respuesta