Friganismo o freeganismo, la nueva tendencia de conciencia social y ecológica, consiste en una cultura que va mas allá del reciclaje. Los freegans son personas que movidas por su responsabilidad con el planeta y la humanidad, recogen alimentos de los contenedores de la puerta de los supermercados entre otros lugares.

Muchas son las empresas distribuidoras de alimentos, que han entrado en razón y no tiran comida caducada o con fecha de caducacion preferente a los contenedores y antes de que esta aberración suceda, donan a los más necesitados estos productos a la puertas de su fecha de ser perecederos.

El friganismo o freeganismo, es una corriente, que no solo mueve a personas necesitadas, sino que mueve a personas con equidad y conciencia de las necesidades del planeta y de los seres humanos.

friganismo

En nuestra sociedad, en nuestra cultura capitalista, se nos inculca a adquirir cosas. Adquirimos ropa, tecnología y evidentemente comida.

En general las personas acceden a los comestibles, al adquirirlos en un súper. Mas, los tiempos han alterado. Ahora, procuren imaginar que cuando acaba el día y comienza la noche un conjunto de personas con mochilas y vestimenta aséptica, se aproxima a los basureros, para sacar productos alimentarios.

 

Friganismo o freeganismo, la nueva tendencia social

 

Para ser plenamente francos siempre han existido personas que por un motivo o bien otro han debido recurrir a los contenedores de basuras para comer. Y, lamentablemente creeríamos que la situación sería normal si fuesen personas que viven en las calles o bien bajo los puentes.

Lo cierto es que quienes sacan estos comestibles de las basuras son personas que tienen trabajo, casa y buena educación. Ellos son los freegan.

 

En los últimos tiempos tanto en U.S.A. como en diferentes países de Europa la cantidad de seguidores del fenómeno freegan ha aumentado exponencialmente,  es un fenómeno completamente social, la búsqueda de comida en los contenedores de basura.

 

A fines del siglo veinte comenzó el movimiento freegan en E.U.. El término ‘freegan’ se crea a través de ‘vegan’, que hace referencia a personas que rechaza el consumo de origen animal, y ‘free’, que significa ‘libre, gratis’. Alrededor del planeta es posible ver esta como esta situación o bien forma de vida, va creciendo.

El friganismo se rebela contra el capitalismo

 

La crisis económica en España se ha vuelto cada vez más difícil. Con día a día que pasa, la situación semeja ser más crítica para muchas familias, estas son las que tienen que acudir a los contenedores por necesidad. Otros muchos sin embargo, tienen buena posición económica y muchos más altos valores y conciencia de su entorno.

Muchos alimentos son tirados, porque no se han podido vender en su fecha de recomendación de caducidad, pero son perfectamente comestibles, bajo diferentes criterios y son desechados sin piedad.

Nuestro modelo de sociedad capitalista, parece estar en declive, si analizamos a fondo el colectivo freegan. El friganismo, no va con “el qué dirán” el friganismo va con que es inverosímil pensar, que esas toneladas de comida que se tiran, podrían abastecer naciones del tercer mundo. el friganismo  va de que, no se desperdicie esa energía utilizada en la elaboración de esos alimentos en vano, pues esa energía contamina el planeta. Pero el friganismo o freeganismo, va sobre todo de crear opciones que nos alejen del capitalismo, que tanto daño ha hecho y sigue haciendo a los mas débiles.

Los freegan son personas concienciadas con el planeta que practican el friganismo

Asimismo existen colectivos como Comida Basura, que busca dejar en patentiza el dispendio de comestibles al preparar cenas gratis con desechos. Evidentemente, los comestibles que usan están en perfectas condiciones.

 

¿Cuantas veces has tenido en las manos un yogurt de tu frigorífico con la fecha de vencimiento que sobrepasa más de un día? Algunas personas, tiraran sin piedad ese yogurt a la basura y otros lo tomaran sin problemas o harán un estupendo bizcocho con él.

 

El friganismo extiende ese pensamiento a las calles, donde acaban en los contenedores de basura, toneladas de alimentos al día, que podrían reciclarse. Lo cierto es que no se ve ninguna diferencia entra un plato de comida “normal” y un plato de comida freegan. La gente tiene aun, muchos prejuicios.

 

Otra alternativa es ir de manera directa a los establecimientos privados. Uno sencillamente debe consultar si tienen algún comestible que se marcha a vencer en escaso tiempo y que si te lo pueden entregar en lugar de tirarlo al basurero.

 

Y, este fenómeno, el desechar el alimento es un inconveniente que se vive en un elevado número de lugares. En él R. Unido, en torno a diecisiete millones de toneladas acaban en los basureros. De estos diecisiete millones de toneladas cuatro millones son comibles. Por otra parte, en Alemania, se pierden cerca de once millones de comida por año. El inconveniente más grande esta en las casas de familias.

 

Esta es la última moda o quizá una corriente a convertirse en un estilo de vida permanente, toda la información está en Internet, sostiene actualizada y con consejos útiles de como recobrar el alimento.

Para bastantes personas ser ‘freegan’ desea decir estar contra un modo de vida “civilizado”. Sencillamente se fatigaron de ver de qué manera la gente tira toneladas de comida en estupendas condiciones al tiempo que la otra mitad del planeta se muere de apetito.

 

El friganismo, una opcción ante el capitalismo

 

Los ‘freegans’ emplean solamente los comestibles que llegan a las basuras y de esta manera no participan en el consumo (adquiere y venta de comestibles). Existen muchas razones por las que transformarse al “freganismo”: por opiniones políticas, ecológicas y hasta religiosas.

 

Al margen de si esta corriente pueda parecer bien o mal, hay un desperdicio alimentario y de recursos que pareciese no importarle a las personas.

 

Con esto deseamos hacer referencia a que ciento setenta y nueve kilogramos por persona todos los años.

Muchas son las personas que pueden aducir que esto es bueno para el ecosistema, no solo es bueno si no que es lo preciso. El motivo es que se da un empleo eficaz de los recursos que se tienen al alcance, lo que reduce al mínimo posible el desperdicio. Y, como es de aguardarse, si hay menos desperdicio hay menos basura.

 

 

Hacer empleo de las cosas que hacen falta y, cuando no hagan falta más de esas cosas, compartirlas con alguien a quien le sea preciso. Se reduce el desperdicio, se ayuda a la comunidad y se hace sin coste. Los freegans se meten en la basura, se organizan y crean mapas encontrando los mejores sitios de recogida.

El friganismo recoge alimentos por conciencia social

Mas hay que distinguirlos, no escarban por necesidad, sino más bien para denunciar un sistema consumista que desaprovecha anualmente en Europa un cincuenta por ciento de comestibles comibles, o bien lo que es exactamente lo mismo ciento setenta y nueve kg por persona por año, conforme estimaciones de la Comisión Europea.

 

La idea es luchar de alguna forma el consumismo. Por esto, el término de “salvar” el alimento que está destinada a ser basura tiene toda la lógica del planeta.

 

Conocer el friganismo o freeganismo, es cambiar la perspectiva, cuando miremos a alguien que revuelve en los contenedores podremos ahora pensar, que puede ser un necesitado de alimentos y ahora también, puede ser alguien que quiere salvar el planeta y ayudar a los seres vivos y a sus congéneres humanos.

Deja una Respuesta