Chupete mordedor, ¿cuando utilizarlo?. Conozcamos primero algunos datos que sin duda apoyan el uso de los chupetes. Se puede observar que cara las catorce semanas de vida intrauterina el embrión se lleva las manos a boca, siendo el primer comienzo de absorción digital. Únicamente cuando el pequeño absorbe está relajado, salvo con el sueño, de ahí que ofrecerle un chupete mordedor es lo más natural, en verdad el ochenta por ciento de los progenitores hoy en día dejan que sus tomas usen el chupete mordedor.

 

El chupete mordedor, viene empleándose desde los albores de la humanidad, se piensa que su empleo era frecuente en el neolítico, si bien el primer registro que tenemos de él como de otros aparejos familiares, preservado en las condiciones ideales, ha sido en Egipto y data pero de tres mil años. Las versiones más tempranas se elaboraban de harapo, que se rellenaba con harina, miel, esporádicamente aun alcohol o bien semillas de amapola para sostener sedado al pequeño.

El uso del chupete mordedor 

Esta costumbre de usar un cuadro atado, y relleno, en este caso de azúcar, lo he conocido , lo que desea decir que continuó actual cuando menos hasta los años ochenta del siglo pasado en zonas rurales del País Vasco. El nacimiento del chupete mordedor moderno data de mil ochocientos cuarenta y cinco, data en la que se patentó el primer chupete mordedor de goma.

 

El siglo veinte trajo la discusión sobre los beneficios o bien desventajas de utilizar chupete mordedor. La enorme pregunta era ¿Es mejor chupete o un chupete mordedor que el dedo? El chupete tiene la tetina blanda y flexible que apenas interfiere el desarrollo maxilar. La absorción prolongada digital altera el cierre bucal, altera la situación de la lengua, puede ocasionar apiñamiento dental y trastocar el reflejo fisiológico de la deglución, sin entrar en el discute de que el hábito de la absorción digital es mucho más bastante difícil de quitar.

chupete mordedor

 

En el momento de seleccionar un chupete que debemos observar: • Únicamente un chupete  con tetina de cuello plano, cuanto más plano mejor, nos garantizará el cierre adecuado de los labios y arcadas, dejando la erupción de los dientes sin interferencias. • La tetina debe llevar, una pequeña válvula de aire, de forma que cuando el pequeño la muerda, se vacía, eludiendo ofrecer resistencia a la presión de los dientes.

 

  • Escoja un chupete mordedor plano, blando y simétrico (simétrico desea decir, que si bien lo introdujésemos del revés en la boca no altera la situación de la lengua). • Es fundamental que la banda de unión del chupete mordedor esté regulada y que el riesgo de estrangulación (no es la primera vez) del pequeño sea virtualmente imposible.

 

La banda jamás habrá de ser alargada ni estar confeccionada con elementos que puedan desprenderse. Es mejor escoger un chupete mordedor sin aro, para eludir tentaciones, en el que la banda de unión está ya regulada. • El chupete mordedor mejor es el más ligero de forma que el pequeño no deba contraer la musculatura perioral para mantenerlo.

 

Para eludir la transmisión bacteriana es fundamental, personalizarlo. En el mercado hay tallas consecutivas. Si nos confundimos mejor pequeño que grande.

• El chupete mordedor habrá de estar bien ventilado, en general los fabricantes de chupetes, lo horadan con grandes agujeros para permitir la aireación de la piel del pequeño en contacto con él.

• La enorme duda: tetina de látex o bien de silicona. El látex es pero blando y flexible que la silicona mas más alérgico y tiene peor vetustez.

 

Además de esto está lo de las nitrosaminas, substancias químicas cancerígenas ( que se hallan asimismo en la carne ahumada y en ciertos productos cosméticos) y que se desprenderían en pequeñas cantidades con la absorción.

Si bien si escoge la silicona no se librará de otra substancia sospechosa de peligros para la salud, los bisfenoles (BPA), substancia que entra a ser parte de la fabricación de los policarbonatos.

 

Los progenitores deben seleccionar, el que sea alérgico al látex, puede emplearlo de silicona.

 

UTILIZACION y MANTENIMIENTO DEL CHUPETE 

:Una de las grandes polémicas que se realizó hace unos años en Estados Unidos, fue la contestación a el interrogante ¿Cuando se debe eliminar el chupete mordedor al pequeño? Los progenitores consentidores delegaban esta responsabilidad en los propios pequeños. Evidentemente las casas comerciales arguyeron que hasta los 3 años de edad, las deformaciones potenciales que se generaban en la boca de los pequeños eran en cualquier caso reversibles.

 

Las Academias Americanas de Odontopediatría y Pediatría aconsejan la supresión del chupete mordedor con el primer aniversario para eludir que interfieran en el desarrollo de la boca. El empleo por sobre las 6 horas al día potencia los efectos lesivos. Para finalizar cuando veamos marcas de dientes en la tetina (sobre todo en los de silicona) es un aviso para quitarlo de forma inmediata.

 

En lo que se refiere a su mantenimiento, se va a deber hervir a lo largo de un minutos ya antes de su primer empleo. Si se cae al suelo, se pasa por el grifo y no en la boca de la madre o bien el padre. El chupete mordedor de látex sobre todo, si se expone de forma directa a la luz del sol o bien se guarda en un sitio caliente se convierte en pegajoso y antihigiénico.

chupete mordedor

 

Las casas comerciales aconsejan su cambio cada un par de meses.

Padres, madres  y niñeras retirando el chupete

 

Consejos para retirar el uso del chupete o mordedor

 

  • Limitando su uso: Únicamente se deja chupete o chupete mordedor para ir a la cama.

 

  • Retiramos el chupete mordedor y podemos ofrecer al pequeño un peluche, por servirnos de un ejemplo.

 

  • Historias y cuentos que hacen referencia a cómo parar de chupar chupete mordedor • Alentar la autoestima del pequeño diciéndole: Los chicos grandes no precisan chupete mordedor. • Si bien un tanto atroz, en mi experiencia el más efectivo. : ¡ Al chupete mordedor le han crecido pelos. Tíralo¡ ( La madre enhebra unos hilos a la tetina del chupete mordedor Hábito de absorción (chupete mordedor, pulgar o bien otros dedos)

 

Se trata de algo totalmente normal, e inclusive sano. No hay motivo para sentirse preocupado pues su hijo haga eso. El deseo de chupete o chupete mordedor, está relacionado con la capacidad de supervivencia, en tanto que le deja alimentarse y medrar. Asimismo tiene otras funciones relacionales, pues realmente, se trata, no solo de una estrategia de la naturaleza para dotarnos de capacidades de adquisición de comestibles, sino más bien asimismo de un medio de contacto con el entrecierro y una forma de aprender cosas sobre el planeta que nos circunda, cuando somos pequeños.

 

Pues es un mecanismo reflejo, es simple observar que continúa absorbiendo, aun después de haber terminado la toma, e inclusive vamos a poder estimar en las primeras semanas, que absorbe en cualquier instante que se le pone algo en la boca. Es un fallo usual interpretar esto como falta de aporte en la nutrición del pequeño.

 

Debemos tener en psique que en el momento en que un toma, o bien un pequeño está efectuando chupete progresivo o bien absorbiendo, está consiguiendo una sensación agradable, confortante, y proporcionadora de seguridad. Por esta razón, no se le debe forzar a interrumpir ese chupete mordedor. En verdad, este efecto relajante del chupete mordedor es tal que continúa mucho alén de los primeros meses de vida, cuando el reflejo de absorción ya no es preciso en su función nutricional.

 

No hay beneficio, del que prive a su hijo, por separarlo del pecho en esa situación. Una posible salvedad a esto sería la fase de establecimiento de la lactancia (los primeros 15 días de vida), donde es esencial que la absorción al pecho sea a demanda.

 

 

Un escenario usual que pone a un pequeño en peligro de desarrollar “caries del biberón”, es, exactamente, la costumbre de utilizar un biberón a fin de que se quede dormido absorbiendo. Esta es una muy mala costumbre que se debe desterrar. Cuanto mayor tiempo tenga en la boca el recipiente usado para la absorción y cuanto mayor sea el contenido en hidratos de carbono de la bebida que contenga, pero motivos para estar preocupados.

 

Daños y inconvenientes en un largo plazo motivados por las caries del biberón: Esta destrucción extensa de la dentadura de leche puede ocasionar graves problemas en la dentadura terminante. Hay que rememorar que los dientes infantiles están bastantes años en la boca, no solo cuando somos pequeños. A lo largo de un buen tiempo van a coincidir en la boca del pequeño mayor, dientes infantiles y dientes terminantes.

 

Las “caries del biberón pueden” crear problemas en la alineación y en otros aspectos de la dentadura terminante. Las situaciones de absorción enérgica y chupete  continuado, tanto del chupete mordedor como del pulgar o bien otros dedos, son hábitos que pueden ocasionar, como consecuencias, deformidades en la boca y también obstáculo el adecuado alineamiento de las piezas dentales.

 

Esto es lo esperable en pequeños que están todo el día con el chupete mordedor en la boca, aun cuando corren y juegan. Si el hábito no es tan enérgico y se restringe a ciertas situaciones específicas del día, lo normal es que no cause ningún perjuicio permanente y que se logre una adecuada mordida, siempre y cuando el hábito desaparezca ya antes del comienzo de la erupción de los dientes permanentes (cara los seis años).

 

En estos casos de absorción menos robusta y más eventual, prácticamente siempre y en toda circunstancia ocurrirá que el pequeño logrará una mordida adecuada, si el hábito ha desaparecido ya antes de los tres años. En cualquiera de los casos, si el hábito todavía se sostiene cara los seis años de edad, nos marchamos a localizar con una variada clase de problemas:

 

  • Se desfigura y angosta el techo de la boca. • Las arcadas dentales, inferior y superior, se desajustan y pierden la alineación adecuada. Se generan las llamadas mordidas perturbadas “abierta” o bien “cruzada”. Cuanto más se extienda en el tiempo el hábito de absorción, mayor va a ser este efecto deformante. Chupete mordedor y lactancia materna.

 

Interferencia y efecto sobre la duración de la lactancia al pecho: El primordial inconveniente del empleo del chupete mordedor semeja consistir en ocasionar contrariedades en el periodo de instauración de la lactancia (2 o bien 3 primeras semanas de vida). La introducción del chupete mordedor ya antes de concluir este periodo puede reducir la motivación del toma para lactar como ocasionar otros desajustes.

 

No semeja, no obstante, que al empleo del chupete mordedor a lo largo de la lactancia ya establecida se le pueda responsabilizar de abandonos precoces o bien de una menor duración de la lactancia materna.

Efecto calmante del chupete mordedor: El empleo del chupete mordedor  tiene probada su utilidad como una medida eficiente y simple de aliviar a un pequeño en situaciones de intervenciones menores y procedimientos médicos ambulatorios, potencial psique dolorosos.

 

Ciertos ejemplos corrientes pueden servir de ejemplo: administración de vacunas, extracciones de sangre, curas etcétera

EFECTOS POTENCIALES DEL HÁBITO DE SUCCIÓN DEL PULGAR

Son afines a los debidos a los descritos para el empleo prolongado del chupete mordedor. No obstante, en el caso del pulgar o bien otros dedos, asimismo hay que tener en cuenta los daños en el propio dedo, como callosidades, ulceras y también infecciones de heridas locales.

 

Absorción del pulgar en frente de hábito de empleo del chupete mordedor. Los efectos sobre la dentadura y capacitación de la boca no son muy diferentes, en dependencia de si el objeto del chupete, es el chupete mordedor o bien algún dedo del pequeño. No obstante las próximas son diferencias entre las dos situaciones: • El hábito de empleo del chupete mordedor es considerablemente más simple de interrumpir.

 

Sobre el chupete mordedor, los progenitores siempre y en toda circunstancia van a tener más control que sobre el empleo del dedo. El chupete mordedor siempre y en todo momento se va a poder tirar a la basura y decirle que ha desaparecido (“misteriosamente”). El dedo, al contrario, siempre y en toda circunstancia lo va a tener a mano (jamás mejor dicho).

 

  • Los chupete mordedores resultan ser objetos de absorción más blanditos y ocasionan menos daño a los dientes, especialmente si la elección del chupete mordedor es adecuada (ver más abajo). • El revestimiento del chupete mordedor deja calmar la tensión ejercida sobre los dientes.

 

Cuando se resuelva a reducir el hábito, hay que retribuirle día tras día que logre lograr el éxito en el intento.

 

  • Puede admitir asimismo ponerse un guante a lo largo del sueño nocturno o una tirita durante el día.

.

 

Este consejo informativo, así como el apoyo claro y incesante de los progenitores, logra que la mayor parte de los pequeños abandonen el hábito. Si esto no da resultado, seguramente va a hacer falta preguntar con el dentista para proponerse otras soluciones y valora la influencia del mantenimiento del hábito.

 

Si coge la costumbre de solicitar de tomar con frecuencia, dando pequeños sorbitos, de manera continua y muy frecuentemente al día,

ASEGURESE DE QUE SÓLO BEBE AGUA.

 

  • Limpie las encías y dientes del pequeño tras las tomas, por lo menos una o bien un par de veces al día. Use una gasita estéril, algo humectada en agua.

 

 

El consejo que hoy en día se considera conveniente es el de informar de lo que se considera un empleo prudente del chupete mordedor, más que el sencillamente aconsejarlo o bien prohibirlo. ¿Cuál puede ser ese empleo moderado y prudente del chupete mordedor? Le señalamos ahora ciertos puntos orientativos:

 

Intente no introducirlo hasta el momento en que la lactancia materna se haya establecido absolutamente. La única salvedad a esto podría ser un pequeño prematuro en el centro de salud. Estos pequeños prematuros pueden, en ciertos instantes, beneficiarse del efecto calmante y relajante del empleo del chupete mordedor.

 

 

Estos sistemas se acostumbran a vender así como el chupete mordedor y son seguros. • No fabrique chupete mordedores caseros, utilizando tetillas de biberones utilizados o bien materiales afines. Olvídese de probar sus habilidades en el bricolaje con estas cosas.

 

Este género de conductas pueden dar un resultado peligrosísimo para su hijo (lea más abajo sobre la elección del chupete mordedor de peculiaridades convenientes). • Vigile si su hijo muerde o bien mastica el chupete mordedor con sus dientes. No le deje utilizar el chupete mordedor si hace esto. Un chupete mordedor estropeado y mordisqueado asimismo puede formar un riesgo para su hijo (atragantamientos y sofocaciones por aspiración de pedacitos desprendidos etcétera)

 

  • El chupete mordedor siempre y en todo momento debería ir acompañado de otros confortantes “extras” que los progenitores o bien cuidadores pueden suministrar (mecerlo, cogerlo en brazos, cantarle una nana para dormirlo etcétera) • Cuando desee absorber entre tomas, el chupete mordedor puede resultar una ayuda.

 

  • Si su hijo está habituado al chupete mordedor, jamás vaya a ningún lugar con uno solo. No es extraño que se pierda, y esto, muy frecuentemente, motivará lloros, rabietas, etcétera CONSEJOS PARA LA RETIRADA DEL CHUPETE MORDEDOR: La edad ideal para retirar activa y claramente el chupete mordedor es cara los tres años. Anteriormente, ya en la segunda mitad del primer año se debe empezar a limitar progresivamente su empleo.

 

En el segundo año resulta conveniente tener limitado el recurso al chupete mordedor a solo ciertas situaciones, como cuando se vaya a la cama o bien en situación de mucha tensión sensible. No está probado que resulte mejor una retirada paulatina o bien una brusca. Jamás recurra a castigos o bien medidas humillantes para forzar a su hijo a desamparar el hábito del chupete mordedor.

 

Amonestar a un pequeño mayorcito por utilizar el chupete mordedor, complica su retirada terminante. Alabe a su pequeño cuando consiga dejarlo claramente.

Los cuidadores y el chupete mordedor

 

Intente implicarlo ofreciéndole, por poner un ejemplo, que escoja entre diferentes posibilidades, manifestándonos sus preferencias. Se le puede proponer a fin de que escoja entre tirarlo a la basura, mandarlo a la casa de los abuelos, dejarlo una noche bajo la cama a fin de que lo coja el ratoncito Pérez, implicar a algún familiar (por servirnos de un ejemplo el padrino), a fin de que le plantee un cambie y se lo canjee por algún juguete o bien regalo etcétera (¡Use su imaginación!).

 

Como hemos explicado previamente, en los pequeños mayorcitos, muy frecuentemente marcha realmente bien que el pediatra o bien dentista le explique lo que le puede pasar a su boca, y lo “ fea “ que se le puede quedar, si se prosigue utilizando un buen tiempo el chupete mordedor.

 

Estén singularmente atentos cuando parezca enojado o bien preocupado por algo. Préstenle mucha atención y intenten darles consuelo y cariño. Si tras lograr que abandone el chupete mordedor, su hijo vuelve a acordarse de él en los días siguientes y lo solicita nuevamente (cosa que seguramente ocurra). Sea firme. Recuérdele que ya no hay chupete mordedor, y que él ha crecido y no emplea esas cosas.

 

Cuando pretendamos lograr que un pequeño mayorcito deje de utilizar el chupete mordedor, hay que procurar descubrir por el hecho de que puede estar necesitando emplearlo. Hay que procurar descubrir si existen situaciones que lo tengan preocupado o bien sucesos del ambiente que le supongan una tensión sensible. No vamos a tener éxito si procuramos eliminar el chupete mordedor sin asistirle con estos inconvenientes para los que el pequeño se está refugiando en el hábito, tranquilizador para él, del empleo del chupete mordedor. Intente descubrir a que preocupaciones está enfrentándose.

 

CARACTERÍSTICAS Y MANTENIMIENTO DEL CHUPETE  MORDEDOR

¿Que chupete mordedor debemos escoger? Como primordial criterio de elección, fíjese en los elementos del chupete mordedor que aportan garantías de seguridad. Verifique por servirnos de un ejemplo que: Está hecho de una pieza, en vez de fabricado con múltiples componentes de manera fácil separables.

 

Presenta orificios en los lados para ventilación. Está hecho de materiales flexibles y no tóxicos. El asa es simple de sostener con la mano. Hay una normativa, de obligado cumplimiento, a fin de que un chupete mordedor sea considerado seguro (AENOR – Asociación De España de Normalización y Certificación – Reglas EN mil cuatrocientos-1/2/3:2002 y UNEEN 12586:2000).

 

Conforme establecen estás reglas, un chupe ha de estar hecho de material plástico, con bordes redondos, tener una anilla o bien tirador que deje extraerlo de la boca. Finalmente, la base del chupete mordedor ha de ser suficientemente grande para eludir que el pequeño pueda introducirse todo el chupete mordedor en la boca, con el consecuente peligro de ahoga. Cuidados y mantenimiento del chupete mordedor:

  • Se recomienda esterilizarlo ya antes de emplearlo por primera vez.

 

Para esto va a bastar con dejarlo sumergido en agua hervida a lo largo de cinco minutos. Asegúrese de que ya se ha enfriado completamente para el instante en que se lo ofrezca al pequeño. Desde ese instante, lávelo con cierta frecuencia con agua y jabón suave. Debe enjuagarse espléndidamente en cada lavado.

 

  • Si el chupete mordedor presenta raspaduras, fisuras o bien si le faltan pedacitos, TÍRELO A LA BASURA Y REPLÁCELO POR OTRO. Ya antes de ponérselo a su hijo, habitúese a comprobarlo, asegurándose de que no padece de ninguno de estos desperfectos.
  • Es recomendable mudarlo con determinada frecuencia.
  1. Una idea fantastica. Mi bebe se calma mucho al morderlo. Ya tiene dos dientecitos y le duele bastante, al usarlo la noto mas tranquila.

    1. Estupendo Bea! Gracias por comentar y compartirlo en nuestro blog

Deja una Respuesta